Home Cultura ¡De Quebec con amor!
Cultura - March 3, 2009

¡De Quebec con amor!

Si la memoria no me falla, mi primer encuentro con el cine quebequense lo tuve en Bogotá, a comienzos del 2004 cuando fui a ver “Las Invasiones Bárbaras” del realizador Denys Arcand. Nunca olvido esa película porque me hizo recordar mi primer viaje a Quebec y reflexionar sobre el tema de la muerte en momentos que superaba una gran pérdida familiar.
Ahora, cinco años más tarde, cuando tengo la oportunidad de asistir a la muestra anual de todas las películas y documentales realizadas en Quebec, en el festival RVCQ (Les Rendez-Vous du Cinema Québecois) mi sentimiento de satisfacción es mayor, pues definitivamente, Arcand fue solo un pequeño aperitivo para todas las maravillas que ofrece esta provincia en materia de largos, cortos metrajes, documentales y filmes de animación.

Confieso que me he vuelto cinemaniática, a tal extremo que por primera vez en la vida, se me ocurrió pensar por unos minutos en esos adictos a los Casinos que se ahorran la ida al baño, usando un pañal desechable…Bueno, ¡es que hay tanto que ver en el RVCQ y tan bueno, que no quería perderme absolutamente de nada!

De hecho pasé de la risa al llanto, porque varias historias me llegaron al alma. Como por ejemplo, Hier encore, je t’espérais toujours, de Catherine Veaux-Logeat, que está basada en un hecho real, pues la francesa Nadine Bari, se casa con un diplomático de Guinea, quien desaparece en una carretera abandonada de este país de África central. Minuto a minuto Nadine cuenta su tortuosa batalla con las autoridades para descubrir la suerte de su marido y es maravilloso ver cómo su amor por África trasciende a pesar de las dolorosas circunstancias.

Que decir del filme de Benoît Pilon, que ganó el premio a la mejor película del 2008: Ce qu’il faut pour vivre , la cual nos narra la vida de un cazador de la tribu Inuit (esquimal) que debe ser separado abruptamente de su familia, porque padecía de tuberculosis y la única solución para sanarse es internarse en un hospital de Quebec en los años 50, lejos de su comunidad, ajeno a la civilización y sin entender una jota de francés. Me pareció un film extraordinario para recapacitar hasta donde pueden llegar las barreras del idioma, la soledad, la frustración o nuestra ignorancia sobre otros pueblos y culturas.

Confieso que a pesar de contener la respiración, utilicé varios pañuelos kleenex, para escenas tan emotivas de la vida real que muestran a padres de familia honrando la memoria de sus hijos. En Le Magicien de Kaboul de Philippe Baylaucq, un padre japonés pierde su único hijo en el atentado de las torres gemelas en Nueva York y a pesar de su dolor, su frustración, decide ir a Afganistán para construir una escuela a los niños afganos y evitar que no sigan el ejemplo de Osama Bin Laden.

Asimismo, Une morte insensée de la directora Raymonde Provencher revela las vivencias del mexicano Fernando Suárez del Solar, quien pierde a su hijo de 21 años en la guerra de Irak y decide recorrer Estados Unidos para acabar con el asedio del Pentágono Americano de reclutar a los jóvenes latinos mas desfavorecidos para que sean ‘carne de cañón” en Irak O Afganistan. Así podría seguir contándoles indefinidamente muchísimos filmes quebequenses, como Folle de Dieu ; Dieu a-t-il quitté l’Afrique?; Tout est parfait; Cadavre , Les petits géants etc, etc… Pero, ¡me rindo! No tengo la capacidad de contar películas como lo hace mi querida tía Idelma con todo el suspenso, trama, llanto, risas, dolor y lujo de detalles… ¡Tienen que ir a verlas!

Quines viven en Montreal pueden aprovecharlas en cartelera o incluso rentarlas en la ONF o la Cinemateca Quebequense. Para mis lectores del resto de Canadá, les cuento que una selección de filmes del RVCQ subtituladas en inglés, recorrerá del 9 al 27 de marzo Edmonton, Victoria, Moncton, Sudbury, Whitehorse y Winnipeg.

 

¡Viva la diferencia!

No todo fue inspirado en dramas humanos, también me divertí mucho viendo varios corto -metrajes que demuestran nuestras similitudes o diferencias culturales con Quebec de una manera muy creativa. Definitivamente los realizadores de origen inmigrante se inspiran en lo mínimo para hacernos reflexionar y el resultado es sorprendente: Un mexicano que se inventó su propia receta para preparar la “poutine”; las angustias de los nuevos inmigrantes cuando llegan a su curso de francés; tres jóvenes de Argelia que hablan de los estereotipos árabes; una latina de edad adulta que batió récords como estudiante de francés; un canadiense y un africano que aprenden a decirse buenos días; una joven musulmana que mantiene un excelente equilibrio entre las tradiciones del Canadá y las de su país.

Apropósito saqué pecho cuando leí los créditos del colombiano Diego Briceño en Bonjour en dix mots y me sorprendí gratamente con tanta diversidad plasmada en cortos como: Mon nom est Tuan; Marie-Neige; Buddies; Bloc 1; Syrop d’arable; Chère Rosalia Ma vie; Une bonne élève; Midi; etc.

Les recuerdo también que Montreal es líder en animación y el festival RVCQ presentó una selección de filmes como Le noeud cravate del director Jean François Lévesque; Passages, Moose of la Mancha, la Cité de Pierres, The mixy tapes, entre otros.

Finalmente, L’encerclement de Richard Brouillite ganó el premio de mejor documental, un galardón muy merecido, pues es una producción de la cual no me canso de hablar desde que fui a verla a finales del 2008. Son 160 minutos en blanco y negro, que nos invitan a cavilar sobre de la política mundial, rebatir nuestros conocimientos sobre la verdadera democracia y los modelos neo-liberales, con la ayuda de personajes de talla internacional como Noam Chomsky, Ignacio Ramonet, Omar Aktouf y Susan George

Felicitaciones a Richard, quien aceptó debatir sus ideas en mis blogs TLC con Canadá: ¿jaque mate a la democracia? en diciembre de 2008 y posteriormente Regarding Obama en enero 2009. Como Arcand fue un excelente aperitivo para mi, les dejo los videos promocionales de algunas producciones que menciono aquí. Bonne émission!

 

 

Agradecimientos especiales:
Adrian González
RVCQ
.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…