DSCN5401
Home Cultura La otra cara de Saint-Michel.
Cultura - February 21, 2010

La otra cara de Saint-Michel.

La vida nos enseña muchas maneras de conocer a los seres humanos, su entorno, su realidad, sus sufrimientos, como si nos desafiara a acabar con estereotipos, revaluar nuestras opiniones y descubrir la verdadera esencia de las personas. Una joven realizadora quebequense llamada Melissa Beaudet se tomó la tarea de aterrizarnos sobre la realidad que viven muchos jóvenes en la parte norte de Montreal, gracias a su excelente documental “Les Poings Serrés o “los puños atascados”.

La historia se desarrolla en el deprimido barrio de Montreal St-Michel en Montreal, un sector al que identificamos inmediatamente dentro de la lista “negra”: pobreza, violencia domestica, crímenes, marginación, desempleo, desintegración, etc, etc. Los protagonistas de la historia son dos jóvenes llamados Roodsy y Esteban, quienes frecuentan el club de boxeo La Esperanza donde comparten sus sueños, tristezas y sinsabores en una especie de lucha personal por encontrar su camino en la vida.

El hilo conductor de la historia es el policía Evens Guercy, un hombre con muchas cualidades humanas, que un día decidió crear este programa deportivo para que los jóvenes de Saint Michel recuperaran la confianza en ellos mismos, combatieran la exclusión y la delincuencia del sector. Guercy es un policía de carne y hueso, que hace más de de 10 años trabaja en este sector de Montreal y la verdad sea dicha, rompe con la imagen de austeridad, rigidez e intolerancia que implica su cargo, pues es un hombre sonriente, que ama la vida, su comunidad, que sabe muy bien que el futuro de una sociedad se edifica educando a los mas jóvenes y ayudando a los más vulnerables.

El documental compite por el premio del público en el marco del festival RDVCQ (encuentro de películas quebequenses) y para mi este galardón le

pertenece así gane o pierda, porque logra sensibilizarnos sobre esta problemática social que escuchamos a diario, criticamos, juzgamos, pero nunca profundizamos ni tomamos la iniciativa de ayudar a solucionar.

Lo mas increíble de todo es que la idea de este guión haya surgido de una mente tan joven como la Mélissa Beaudet, quien durante la presentación del film se quedó en el limbo, eran tantas las personas a quien debía agradecer, tanta su emoción de ver materializado su documental, que dio muchos rodeos al hablar, pero cada frase que dijo a continuación estaba impregnada de mucha sensatez, lo que demuestra que es una ciudadana comprometida con el futuro de su ciudad. Lejos acariciar la idea de una explotación mediática, Melissa es una realizadora traviesa que supo meter el dedo en la yaga de manera magistral, llevándonos al corazón de Saint Michel esta vez más con admiración que con pesar.

Los elementos del documental son claros y precisos: La música es apropiada, las anécdotas pertinentes, el ambiente es real, las situaciones de tensión por ganar, cambiar o soñar de los personajes centrales son impactantes a pesar que Melissa confiesa que hubiera querido implicar a otras personas, pero debido al montaje y las limitaciones económicas, debió seleccionar y sacrificar muchas cosas.

 

El pasado no perdona.

El área de Saint Michel ha sido considerada por muchos anos como la guarida de los pandilleros o los “gans de rue”, de los aproximadamente 3.700 inmigrantes contabilizados, cerca de la mitad son originarios de Haití, la otra mitad está representada por Latinoamericanos, Asiáticos del Sureste y los chinos. Además existe un elevado porcentaje de familias monoparentales (46% ) cuya gran mayoría se dirige por mujeres, la seguridad y el clima social el sector esta marcado por la tensión, estudios que arrojan las llamadas recibidas por las autoridades debido a actos de violencia marital, desórdenes, protestas, accidentes mortales o con heridos.

Estos antecedentes sumados a los hechos tan lamentables que ocasionaron la muerte de Fredy Villanueva, un adolescente asesinado por la policía en un parque de Montreal-Norte mientras dos de sus amigos fueron gravemente heridos en el 2008, han dejado una imagen muy negativa en la colectividad y es precisamente lo que el equipo entero del documental “Les Poings Serrés quiere desmitificar.

Y que mejor manera que a través del policía de origen haitiano, Evens Guercy, quien conoce la cruda realidad de los muchachos pero les ha brindado un tratamiento digno y los ha ido conquistando con la ayuda de un equipo de maestros y profesionales de boxeo para que el deporte sea su aliando, les cree una disciplina, metas, respeto, valores que pueden aplicar a sus vidas y fortificar su crecimiento personal, profesional.

Evens juega baloncesto con los muchachos, conoce a los miembros de la cuadrilla por sus nombres, tiene sus teléfonos y le ha apostado a mantener su programa de prevención a través del club de boxeo La Esperanza, que poco a poco se ha ido convirtiendo en un hogar para estos jóvenes de la calle. Acercar la policía a la comunidad, apostarle al cambio social, ser ejemplo de una convivencia pacífica ha hecho que Guercy se gane el respeto y admiración no solo de sus vecinos, comunidad sino de los espectadores que como yo, hasta ahora lo conocemos.

 

RVCQ

http://www.rvcq.com/festival

Agradecimientos: Adrian Gonzalez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…