Home Política Chávez 4 Ever!
Política - March 9, 2009

Chávez 4 Ever!

Unas cuantas horas después de conocerse oficialmente que la reelección indefinida de Chávez había triunfado con el 54,36% aparecieron en mi Facebook varios mensajes de condolencias para los venezolanos. De inmediato quise escribir sobre el impacto de esta noticia, pues curiosamente he compartido muy buenos momentos tanto con chavistas como con anti chavistas y guardo buenos recuerdos de todos los venezolanos que he conocido en mi vida.

No pretendo despertar odios ni amores entorno al presidente Chávez Frías, simplemente informarle a los latinoamericanos que viven en el exterior cómo percibe la diáspora venezolana el fenómeno de Chávez, cómo defienden sus posturas, qué agrupaciones han conformado en Canadá, al igual que conocer la opinión de un inmigrante latino que vive en Zulia desde que eligieron a Chávez en el 2000, cuando lo ratificaron en el 2006, y ahora que el Presidente venezolano inicia un nuevo ciclo de la Revolución Bolivariana, que iría hasta el 2019.

 

Convocar a los participantes a este blog, no fue tarea fácil, aún espero la respuesta de algunos y otros me pidieron tiempo para preparar la “artillería”. Pero mi primera entrevista llegó sin planearla, un domingo durante un brunch quebequense, cuando casualmente me encontré con Ana Barrios, quien acababa de llegar del aeropuerto Trudeau, sin libreto preparado, pero con unas ganas enormes de compartir su reencuentro familiar luego de ocho largos años de ausencia.

 

Ana permaneció tres meses en Venezuela, recorrió ciudades del oriente y occidente como Barquisimeto, Valencia, San Cristóbal, Caracas y Maracaibo, ella comenzó su relato diciendo: “Mi país ha cambiado muchísimo, me impactó el proyecto ferroviario de Caracas a Valencia pasando por Maracay, al igual que la disposición del Presidente Chávez de hablarle de “tu a tu” a los ciudadanos, eso antes no lo había visto, ni tampoco su programa Alo Presidente. Sin embargo, veo a Venezuela muy polarizada, creo Chávez tiene una política de “brazos abiertos más para los países amigos o vecinos que para su propio pueblo”.

 

Durante su estadía, Ana entró en la onda de los apelativos “pitiyanquis” que son los gringos o las personas que como ella viven en el exterior y los “escuálidos”, como llaman a quienes comulgan con la oposición. Tradicionalmente su familia ha sido anti –chavista, pero dos de sus hermanos trabajan en PDVSA y se han vuelto “chavsitas” a la fuerza, pues fueron obligados a apoyar el si, so pena de perder sus empleos. Incluso antes de la aprobación de la Enmienda sus salarios estuvieron congelados, en espera de los resultados y tuvieron que asistir a al cierre de campaña en Caracas, con el transporte asegurado para su desplazamiento.

 

Cuando le pregunté por los resultados de la Enmienda, me respondió de manera ambigua. “Según el Consejo Nacional Electoral, la famosa Enmienda la ganó el si. Según Radio Caracas TV, triunfó el no”. Estas dos versiones abundan en Venezuela de acuerdo con mi entrevistada, pues la cadena de televisión difundió un video donde se analizan los comicios, llamado “la verdad de lo que pasó el 15 de febrero”. Curiosamente las frases bolivarianas fueron el caballito de batalla de la oposición durante esta campaña, ella misma las retoma: “Según Simón Bolívar, cuando alguien se queda mucho en el poder el pueblo se vuelve bruto y el gobernante intolerante”

 

Dos episodios quedaron grabados en la memoria de esta venezolana residente en Montreal: Una mujer que decidió comerse el voto porque afirmaba que al votar por el No le salía el Si, entonces fue encarcelada por delito contra el sufragio. Otra periodista guajira que rompió el papel reclamando su derecho a votar y tuvo la misma suerte cuando fue retenida por la Guardia Nacional. No obstante, su preocupación va mas allá de estos controles, para Ana lo peor en Venezuela es el aumento desmesurado de la violencia y asegura que Chávez nunca habla sobre eso, ni del costo de vida, pues es más barato comprar un litro de gasolina que uno de agua.

 

De otra parte, Ana explica que la decisión del Presidente venezolano de cerrar las importaciones no ha sido la mejor, pues si bien es positivo que aumente la producción a nivel interno, exigir que “todo” se haga en Venezuela no es sano, hay una lista de espera granadísima para poder comprar un carro , ella finaliza diciendo: “No pude cambiar bolívares por dólares, entré a Canadá con la moneda de mi país, porque está prohibido que te vendan dólares en los bancos ¡eso es absurdo, por Dios!. Los cupos de las tarjetas de crédito las disminuyeron hasta dos mil quinientos dólares antes era de cinco mil dólares e incluso las compras por Internet no pueden ser superiores a 400 dólares”

Una situación insoportable

Ender Villalobos vive en Maracaibo desde hace más de diez años, se sentía afortunado de haber escogido Venezuela para emigrar, en sus opiniones siempre notaba comentarios muy positivos pues estaba lejos de muchos sinsabores que vivió en su tierra natal, aprovechando esta coyuntura acordamos chatear en el msn, para conocer su posición.

 

El me confiesa que muchos de sus paisanos colombianos y amigos extranjeros que viven en Maracaibo, al igual que los venezolanos, están en total desacuerdo con esa idea de Chávez de perpetuarse en el poder y él los apoya, a pesar que el presidente se esfuerce en mantener vivo el pensamiento del Libertador. “Yo creo que Chávez debería revisar bien en la historia y darse cuenta que Simón Bolívar también decía que no hay nada peor para la democracia de una Nación, que el deseo de un mandatario de querer perpetuarse en el poder, fue el Libertador quien proclamó igualmente: ¡Huid del país donde uno solo ejerce los poderes, es un país de esclavos!” enfatiza Villalobos.

 

Ender no alcanza a entender porqué en el estado de Zulia, donde se produce el 75 % del producto interno bruto del país, la vivienda está por las nubes tanto para comprar como para alquilar; que lo único económico sea el combustible; que un alimento de la canasta familiar como el pollo haya subido en tan pocos meses el 85% o que la delincuencia en Maracaibo se haya aumentado tanto.

 

“En octubre del 2008 me robaron mi carro, a la vuelta de una farmacia, cerca de la avenida Fuerzas Armadas mataron a un padre de familia hace pocos días delante de sus tres hijos y compañeros del colegio por quitarle el carro, desafortunadamente el señor se resistió al atraco y lo mataron. Al hijo de mi amigo venezolano Nelson lo amarraron saliendo de un banco con 35 millones y lo hicieron regresar y retirar todo lo que tenía, unos 100 millones de bolívares producto de su empresa, los ladrones se fueron y ahí quedó eso en la impunidad como muchos otros crímenes más”. Narra con frustración Ender.

 

Cuando hablamos de aspectos como la salud, la educación, el desempleo, reconoce la creación de algunos programas pero su opinión no se aparta de la oposición. Es conciente que Chávez creó las Misiones Sucre, para formar profesionales universitarios en tres y cuatro años; la Ribas para que la gente obtuviera sus estudios de educación secundaria; la negra Hipólita, para la atención de todos los niños, niñas, adolescentes y adultos, con pobreza extrema. También mencionó la Misión Mercal, un programa que consiste en construir y dotar supermercados con productos de primera necesidad a bajos precios para que sean accesibles a la población más necesitada.

 

Pero a pesar de las misiones, el desempleo y la inseguridad siguen en aumento, por eso Villalobos resalta: “La verdad es que mientras Chávez tenga contento a los pobres, así sea a base de mentiras, ellos lo mantendrán en el poder”.


La revolución es de todos.

 

Alguna vez escuché que los chavistas residentes en Canadá, agitaban la bandera solamente aquí, pero no se atrevían a regresar o vivir bajo el régimen del Presidente Chávez. Sin embargo, tuve la oportunidad de encontrarme con Rosemary, quien ha vivido en Canadá por dieciocho años y asevera que ha vivido en Venezuela antes, durante y después que comenzara la Revolución Bolivariana. Durante nuestra entrevista me explicó porqué razón apoya la reelección indefinida, cuál es el verdadero significado de la Revolución y las consecuencias de una polarización política absurda que ha enceguecido a muchos venezolanos.

 

Rosemary vivía en Caracas en 1989 en pleno Carazazo o sacudon, es decir las protestas que rechazaban al ex presidente Carlos Andrés Pérez, también fue testigo del paro petrolero del 2002 al 2003, que se refiere a la huelga política liderada por la oposición para presionar a Chávez a cambiar su discurso de corte socialista a uno de libre mercado. “Estoy de acuerdo con la reelección indefinida de Chávez, porque él es la única persona que a mi juicio ha amado a Venezuela, es el indicado para continuar en el poder porque su gobierno representa el querer popular que se traduce en la voluntad de los ciudadanos de aprender a tomar sus propias decisiones”. Asegura Rosemary.

 

De acuerdo con el testimonio de esta venezolana que vino a Canadá más por amor que por rechazar un régimen, la clase política tradicional gobernaba para unos pocos privilegiados, sus compatriotas eran muy indiferentes y estaban acostumbrados a un Estado paternalista que les dotaba de todo. Es a partir del nacimiento de la Revolución Bolivariana que el pueblo comienza a despertar, a tomar sus propias decisiones, a ser concientes que el futuro está en sus propias manos.

 

Asimismo, ella afirma que Chávez ha sido un solo instrumento para que los venezolanos despierten, el tomó las riendas del país, pero es el pueblo quien debe adoptarla y quienes se oponen a esto (los pitiyanquis ) viven en un espejismo, pues son personas que pertenecen a la elite, cuyo único interés es mantener el poder para unos pocos. “La revolución es de todos y en ese sentido debemos entender que es un renacer, es abrir los ojos a la realidad. Muchas personas consideran que ya llevamos diez años, pero no es cierto, la revolución comienza verdaderamente después del paro petrolero y en un comienzo afrontamos muchas luchas internas, pues esta transformación se ha ido gestando a nivel político, económico y social” explica Rosemary.

 

Respecto a la queja de mis otros entrevistados sobre los altos índices de inseguridad, Rosemary reconoce que es cierto, pero asegura que esto no es nuevo en Venezuela, que siempre han tenido que afrontar este flagelo al igual que lo hacen muchos países en el mundo. “Si hacemos memoria, el gobierno de Carlos Andrés Pérez no fue bueno para los intereses del pueblo, yo viví en carne propia la crisis del Caracazo y fue horrible se metían a robar en las tiendas, saqueaban negocios, no había nada que comer teníamos que hacer filas interminables para comprar la comida y solo encontrábamos coleto o comida de perros”.


Al hablar sobre aspectos sociales Rosemary defiende su punto de vista. “Yo no soy rica ni en Canadá ni en Venezuela y recuerdo que estaba en Caracas pasando el fin de año 2007 al 2008 y mi hermano no tenía trabajo, pero podía mercar gracias a Mercal algo que nunca antes existía y la calidad de la comida era excelente. Mi hija por ejemplo no hablaba mucho español y hubo una larga temporada que regrese a mi país y ella asistió a la escuela gratuitamente en Venezuela y no es cierto que le enseñen doctrinas cubanas, eran las mismas clases y canciones de niños que aprendí yo, la diferencia es que ahora hay más acceso a la educación que antes. En otra ocasión ella tuvo un leve desmayo y fue atendida gratuitamente en un centro de salud integral, allí le hicieron todos sus exámenes, le dieron su medicina sin problemas, cuando antes los servicios públicos eran deficientes y la medicina privada impagable.

 

Lamentablemente la polarización que vive Venezuela en estos momentos tuvo una grave repercusión en la vida de Rosemary, ella relata que su madre estaba muy enferma y antes de morir tuvo una emergencia en su casa. “Al llegar los paramédicos uno de ellos se negó a darle los primeros auxilios por el simple hecho que su mamá era chavista y había un afiche del Presidente en su alcoba. Si esto no hubiera sucedido, estoy segura que la vida de mi madre se habría podido prolongar, es triste ver hasta donde ha llegado el odio por las creencias políticas”.


Todo esto es producto los medios de comunicación, según Rosemary, pues ellos alimentan los odios al interior de la población venezolana y asegura que canales como Globovision manipulan tanto la información, que mantienen a la gente enardecida, lejos de unir o proponer soluciones, infunden el resentimiento constante. Personajes como Leopoldo Castillo, prefieren encender los ánimos en su programa de televisión antes de hablar de la transformación del país, de la ampliación del metro de Caracas, de la ausencia de vendedores ambulantes, etc. Ella concluye diciéndome: “Por motivos familiares he vivido siempre entre Canadá y Venezuela pero tengo la fuerte convicción de regresar permanentemente en mi país, se que a mis compatriotas les venden la idea que el exterior es lo mejor, pero no es así. ¡Venezuela vale la pena!.”

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…