Home Cultura Vamos a la opera
Cultura - September 30, 2009

Vamos a la opera

La nueva temporada de la Opera de Montreal (ODM) arrancó majestuosamente el sábado 26 de septiembre con el estreno simultáneo de las obras Pagliacci de Ruggeri Leoncavello y Gianni Schichi del compositor italiano Giacomo Puccini. Dos historias que nos hacen pasar de la tragedia al humor sin mayores traumatismos, gracias a los roles desempeñados por el tenor Marc Hervieux, la soprano María-Josée Lord y el barítono Gregori Dahl.

Mientras Pagliacci nos transporta al universo del desamor, la traición, la utopia del amor imposible y los celos enfermizos de un hombre que nos recuerdan al famoso Otelo de William Shakespeare; la opera de Gianni Schichi nos refresca con el constante humor sarcástico alrededor de una distinguida familia italiana de apellido Donati, que llora la muerte de un sus miembros más adinerados, hasta que descubren que toda la herencia con la cual deliran será entregada a unos monjes en un convento.

 

 

Definitivamente hay que ir a ver este dúo de operas, porque no solo son excelentes sino que se presentan justo cuando la ODM apaga sus treinta velitas, dicho sea de paso, es también la oportunidad ideal para conocer más sobre la historia de la Opera en Montreal y lo accesible que es para el publico, pues hay precios módicos hasta para estudiantes. La ODM se fundó en enero de 1980 como una iniciativa del Ministerio de Asuntos Culturales de Quebec, con 907 representaciones y un repertorio de 90 obras, esta temporada 2009- 2010 inicia con un ramillete de seis producciones que incluyen a Simon Bocanegra de Verdi, la Flauta mágica de Mozart y Cendrillon de Massenet.

La nueva temporada comenzó además de manera cibernética, pues cinco blogueros de Montreal se instalaron en la sala de recepción de Wilfrid-Pelletier para escribir en vivo y en directo sus primeras impresiones sobre la opera Pagliacci y Gianni Schichi. Los osados blogueros fueron: Françoise Davoine – Espace classique, Radio-Canada; Pierre Cayouette – L’actualité; Alain Brunet – La Presse Thomas Leblanc de Nightlife Magazine y Christian Saint-Pierre del periódico Voir.

Cada bloguero estaba instalado en un escritorio con un computador que señalaba su sitio web, de manera tan que los espectadores podían leer sus anotaciones sobre el espectáculo inmediatamente y sin censuras.

Y para quienes no conocen la misión de la ODM de democratizar la opera y hacerla accesible a todos, es importante que conozcan sobre actividades como el Metro- ópera que da la oportunidad a los usuarios del Metro de escuchar gratuitamente los aires de la ópera cantados por los artistas del taller lírico de la compañía. Asimismo, la Co- ópera un interesante proyecto educativo que permite a ciertos estudiantes de primaria de medios desfavorecidos de concebir su propio espectáculo musical con base en la ópera que se esté presentando, todo con el apoyo técnico y artístico que realiza la escuela lírica y los artistas de la compañía, un derroche de creatividad que se ha convertido en todo un éxito.

Y hablando de artistas, el repertorio de las operas esta encabezado por figuras como Marc Hervieux , María-Josée Lord y Gregori Dahl talento netamente canadiense que nos llenan de emoción, pues son artistas increíbles de carne y hueso con un futuro brillante , que demuestran una vez mas la riqueza cultural en la que convivimos aquí en Montreal.

 

 

La nueva temporada de la Opera de Montreal (ODM) arrancó majestuosamente el sábado 26 de septiembre con el estreno simultáneo de las obras Pagliacci de Ruggeri Leoncavello y Gianni Schichi del compositor italiano Giacomo Puccini. Dos historias que nos hacen pasar de la tragedia al humor sin mayores traumatismos, gracias a los roles desempeñados por el tenor Marc Hervieux, la soprano María-Josée Lord y el barítono Gregori Dahl.

Mientras Pagliacci nos transporta al universo del desamor, la traición, la utopia del amor imposible y los celos enfermizos de un hombre que nos recuerdan al famoso Otelo de William Shakespeare; la opera de Gianni Schichi nos refresca con el constante humor sarcástico alrededor de una distinguida familia italiana de apellido Donati, que llora la muerte de un sus miembros más adinerados, hasta que descubren que toda la herencia con la cual deliran será entregada a unos monjes en un convento.


 

 

Definitivamente hay que ir a ver este dúo de operas, porque no solo son excelentes sino que se presentan justo cuando la ODM apaga sus treinta velitas, dicho sea de paso, es también la oportunidad ideal para conocer más sobre la historia de la Opera en Montreal y lo accesible que es para el publico, pues hay precios módicos hasta para estudiantes. La ODM se fundó en enero de 1980 como una iniciativa del Ministerio de Asuntos Culturales de Quebec, con 907 representaciones y un repertorio de 90 obras, esta temporada 2009- 2010 inicia con un ramillete de seis producciones que incluyen a Simon Bocanegra de Verdi, la Flauta mágica de Mozart y Cendrillon de Massenet.

La nueva temporada comenzó además de manera cibernética, pues cinco blogueros de Montreal se instalaron en la sala de recepción de Wilfrid-Pelletier para escribir en vivo y en directo sus primeras impresiones sobre la opera Pagliacci y Gianni Schichi. Los osados blogueros fueron: Françoise Davoine – Espace classique, Radio-Canada; Pierre Cayouette – L’actualité; Alain Brunet – La Presse Thomas Leblanc de Nightlife Magazine y Christian Saint-Pierre del periódico Voir.

Cada bloguero estaba instalado en un escritorio con un computador que señalaba su sitio web, de manera tan que los espectadores podían leer sus anotaciones sobre el espectáculo inmediatamente y sin censuras.

Y para quienes no conocen la misión de la ODM de democratizar la opera y hacerla accesible a todos, es importante que conozcan sobre actividades como el Metro- ópera que da la oportunidad a los usuarios del Metro de escuchar gratuitamente los aires de la ópera cantados por los artistas del taller lírico de la compañía. Asimismo, la Co- ópera un interesante proyecto educativo que permite a ciertos estudiantes de primaria de medios desfavorecidos de concebir su propio espectáculo musical con base en la ópera que se esté presentando, todo con el apoyo técnico y artístico que realiza la escuela lírica y los artistas de la compañía, un derroche de creatividad que se ha convertido en todo un éxito.

Y hablando de artistas, el repertorio de las operas esta encabezado por figuras como Marc Hervieux , María-Josée Lord y Gregori Dahl talento netamente canadiense que nos llenan de emoción, pues son artistas increíbles de carne y hueso con un futuro brillante , que demuestran una vez mas la riqueza cultural en la que convivimos aquí en Montreal.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…