Home Crónicas TLC con Canadá: ¿ jaque mate a la democracia?
Crónicas - December 2, 2008

TLC con Canadá: ¿ jaque mate a la democracia?

Por ser un tema tan complejo, el Tratado de Libre Comercio o TLC entre Colombia y Canadá, requiere de mucho análisis, y consulta de fuentes. La semana pasada nos anunciaron que en la XVI Cumbre del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC) en Perú, el presidente Álvaro Uribe y el Primer Ministro canadiense, Stephen Harper sellaron este tratado.

El acuerdo firmado por las dos naciones incluye cláusulas de protección recíproca de inversiones y capítulos adicionales de protección al medio ambiente y a los derechos de los trabajadores; además abre las puertas a mercados que suman 890 millones de dólares en comercio anual bilateral. Pues bien, Mientras esta noticia se producía en Perú, el RIDM (Encuentro de Documentales Internacionales de Montreal) estrenaba en exclusiva el documental L’ Encerclement, del realizador canadiense Richard Brouillette.

 

Este documental de 160 minutos, en blanco y negro, sin mayores efectos especiales invita a un grupo de intelectuales de renombre mundial como Omar Aktouf, Normand Baillargeon, Donald J. Boudreaux, François Brune, Noam Chomsky, Michel Chossudovsky , François Denord, Susan George, Bernard Maris, Martin Masse, Jean-Luc Migué y Filip Palda, a debatir sobre la democracia y el reto del modelo Neoliberal.

 

Temas como el TLC y el papel que juegan los países del tercer mundo salieron a relucir, un ejemplo citado fue el Tratado Norteamericano de Libre Comercio entre Canadá, México y Norteamérica, NAFTA. Firmado en 1994 por George H Bush, el cual propuso eliminar obstáculos al comercio, facilitar la circulación fronteriza de bienes/ servicios y eliminar las fronteras para poder comercializar. No obstante, en el 2006 George W. Bush creó la polémica Ley del Muro para construir una valla doble para separar Estados Unidos de México, argumentando que ellos no habían tenido el control total de la frontera durante décadas y por eso aumentó la inmigración ilegal.

 

Tuve la oportunidad de contactar a Brouillette y él me confesó que considera que estos acuerdos de libre comercio siempre se negocian a puerta cerrada, que el público nunca se entera del contenido de estas negociaciones, incluso a veces ni los miembros del parlamento saben qué está pasando. El realizador quebequense afirma que en el caso Canadá/Colombia el acuerdo fue negociado a puerta cerrada, por eso es un tratado anti-democrático y cuando eso se presenta, los mandatarios no siguen el proceso normal para adoptar esta legislación y cambian las leyes a su acomodo.

 

Asimismo agrega que solo las corporaciones se benefician de los tratados, los ciudadanos del común son los perjudicados siempre y una manera de comprobarlo es que el capital circula a su antojo y por donde quiere (ejemplo, los salarios se reducen y las regulaciones para el medio ambiente se vuelven menos estrictas) Además, la gente no puede inmigrar a donde quiere.

 

“Finalmente, no me trago el cuento del Primer Ministro Canadiense Harper, que afirma en su página web: Con base en el Acuerdo de Cooperación Laboral, Colombia se compromete a respectar e impulsar los trabajos de tipo estándar, a eliminar la explotación de los menores trabajadores, los trabajos forzados, la discriminación laboral y sobre todo a velar por el derecho a la libre asociación, cuando es bien conocido que bajo el gobierno de Uribe un alto porcentaje de sindicalistas han sido asesinados y explotados, de hecho Colombia es uno de los países del mundo con la tasa más alta en este tipo de crímenes. “Entonces, ¿cómo podemos hablar de “libre tratado o de cooperación laboral?” Puntualiza Richard Brouillette

 

Un acuerdo equitativo.

Fabio Avella, Ex-Embajador de Colombia, Ex-director de Asuntos Económicos Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia y Ex-Cónsul General de Colombia en Montreal-Canadá, considera que es un TLC transparente, justo y equitativo. Canadá reconoce las asimetrías de desarrollo existentes, apoya políticamente el esfuerzo de Colombia por su lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y lo que es más importante, por el mantenimiento de sus principios democráticos y el respeto por el Derecho Internacional.

 

Según Avella, el agro es el sector más beneficiado, pues el 98 por ciento de la producción colombiana tendrá acceso inmediato al mercado canadiense, productos como azúcar, flores, frutas, hortalizas, biocombustibles o productos forestales, tendrán mecanismos de protección efectivos y de acuerdo con las proyecciones se podrán generar hasta 120 mil empleos en el campo.

 

“Creo que es el mejor acuerdo comercial firmado por Colombia con un tercer país. El 99.8 por ciento de bienes industriales, que es casi el 100 por ciento, quedó libre de arancel, e ingresará de manera inmediata a Canadá. Además, habrá un beneficio especial para los sectores textil y de confecciones, que tendrán acceso inmediato, libre de aranceles, y las reglas de origen flexibles que se necesitan para poder exportar a este país. No hay que olvidar que con este TLC con Canadá se pactaron Acuerdos de Cooperación Laboral y Ambiental, así como uno para evitar la doble tributación” puntualiza el ex cónsul de Montreal.

 

Zully Liliana Pasaje, también ve con buenos ojos el TLC con Canadá. Ella es economista colombiana con un MBA en Gestión Internacional de la Universidad de Laval (Québec, Canadá) trabaja como Agente de Desarrollo Internacional- Forum des Ameriques –Imexpro; y es Presidenta de Importex Consulting Group.

Colombia desarrolla una estrategia para aumentar sus procesos de integración de manera bilateral,

debido en parte a los avances poco significativos de la Organización de Comercio y que muchos países con menor grado exportador que Colombia en la década de los 70s hoy tienen un número mayor de exportaciones, mucho más diversificados, creando una competencia directa con nuestro comercio internacional. Colombia ultimó acuerdos de libre comercio con Chile, con los países del bloque EFTA – Asociación Europea de Libre Comercio (países que no integran la Unión Europea: Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein), de igual manera se ratificó por parte del congreso colombiano el TLC con los países del Triángulo del Norte, (Honduras, Guatemala y el Salvador).

 

Igualmente Pasaje afirma que el tema de cooperación del acuerdo contempla programas de fortalecimiento de las exportaciones, afianzamiento de los sectores de clase mundial, salto en la productividad en el empleo y el sector turístico de Colombia como turismo de clase mundial. Adicionalmente, garantiza a los inversionistas canadienses acceso al mercado y les ofrece mayor estabilidad, transparencia y protección. En el caso de la provincia quebequense, gracias al TLC se fortalecerán las relaciones Colombia-Québec, se creará más confianza para que el gobierno vea a Colombia como uno de sus países claves a la hora de invertir, negociar o establecer nuevas alianzas.

 

Ella agrega que el tratado contempla 16 temas desarrollados mediante capítulos y estos forman parte de un entendimiento global definido como el todo único donde se afirma que “nada está negociado hasta que todo está negociado”. Adicionalmente, el TLC genera un fortalecimiento en los sectores de telecomunicaciones, de productos alimenticios, de energía, de minería, y de industria del papel, en los cuales Canadá es un gran proveedor de capital.

 

Por último, la presidenta de Importex recomienda que en un futuro se incluyan temas sensibles para Colombia, como el de la propiedad intelectual, pues a pesar que no ha tenido mayores avances en los escenarios multilaterales, es vital pues los colombianos están en capacidad de cubrir la demanda que hacen países con mayor desarrollo tecnológico y sus conceptos o creaciones deben protegerse.

 

La otra cara de la moneda.

John Gordon Presidente Nacional de la Alliance de la Fonction publique du Canada ((PSAC/AFPC) siempre ha considerado que Colombia lleva las de perder en el TLC , de hecho fue a Cali, Medellín y Bogota del 18 al 25 de julio del 2008 para denunciar que este acuerdo va en detrimento de los trabajadores colombianos y sus familias.

 

Gordon asegura que en Colombia existen 28 grupos indígenas en vía de extinción física y cultural , que no cesan la violación de los Derechos Humanos y los crímenes en contra de los sindicalistas persisten, todo esto a pesar que durante su estadía el Ministro del Interior Fabio Valencia Cossio, y el Viceministro de Relaciones Laborales, Andrés Fernando Palacio Chaverra le aseguraron que el respeto a los derechos de los trabajadores había mejorado, pero Gordon asegura que desafortunadamente, los ataques contra los líderes sindicales y activistas incrementaron desde julio de 2008.

 

En octubre del 2008 el presidente de la AFPC envió una carta al Presidente Álvaro Uribe donde concluye: “Los recientes ataques contra los trabajadores azucareros en huelga indica que su gobierno está determinado a ignorar los derechos laborales y humanos más básicos. Esas acciones por parte de su gobierno hacen más evidente que Canadá no debe firmar e implementar un tratado comercial con Colombia”.

 

En ese mismo sentido, Mario Alejandro Valencia miembro de la Red Colombiana de Acción Frente al Libre Comercio – RECALCA, (una red conformada por más de 50 organizaciones nacionales, entre movimientos sociales, sindicales, de productores, estudiantes y gremiales) expone sus argumentos.

 

Valencia asevera que no existe ninguna ventaja para Colombia, todas serán para las transnacionales canadienses, ni siquiera el pueblo canadiense se beneficia del libre comercio. Desde hace 20 años Canadá tiene un TLC con Estados Unidos y los únicos ganadores han sido las transnacionales de ambos países, en detrimento de la fuerza laboral. En Colombia la situación será peor, pues al negativo impacto económico que generará el tratado, hay que sumarle la violación a los derechos humanos y la persecución contra los sindicalistas. “En nuestro país, tristemente, es más fácil crear una organización para delinquir que un sindicato” complementa Valencia.

 

Según RECALCA, no ha habido ninguna difusión en los medios. Las negociaciones se adelantaron en el más absoluto secreto, sin contar con la participación de la sociedad civil. “El gobierno de Uribe Vélez ni siquiera se preocupa por guardar las apariencias y adelantar un proceso democrático. Le aseguro que en nuestro país muy pocas personas saben que se firmó un TLC con Canadá y –por supuesto- tampoco saben del impacto que esto tendrá sobre la producción y el empleo” Concluye el portavoz de esta agremiación.

 

¿Tormenta en Ottawa?

Una vez firmados los acuerdos entre Colombia y Canadá, se procede con el trámite legislativo en los respectivos Congresos, incluso en nuestro país se requiere de la aprobación de la Corte Constitucional. Sin embargo, nuevos vientos soplan en Ottawa a raíz de la crisis política que tiene en la cuerda floja al gobierno conservador de Stephen Harper. Sorpresivamente, la oposición representada por Stephen Dion, jefe del Partido Liberal, Gilles Ducepe, del bloque Quebequense y Jack Layton del DNP preparan una coalición para derrocar a Harper y conformar un nuevo gobierno con Dion a la cabeza, una situación histórica, que puede repercutir incluso en el panorama de las elecciones en Quebec. Si este nuevo escenario político le favorece al jefe Liberal, la aprobación del TLC en Canadá, tendrá que atravesar el Niágara en muletas.

Amanecerá y veremos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…