Home Quebec Marc Hervieux: La vida me ha mimado mucho.
Quebec - March 8, 2010

Marc Hervieux: La vida me ha mimado mucho.

El es un verdadero camaleón: Rodolfo en la Bohemia; Edgardo en Lucia di Lammermoor, Pinkerton en Madame Butterfly; Mario en la Tosca; Canio en Pagliacci; Romeo en Romeo y Julieta o el viejo Émile en Nelligan… La calidad vocal y su inteligibilidad fonética nos transportan a un mundo desconocido, lleno de inagotables sentimientos que brotan de cada uno de esos personajes que interpreta el tenor Marc Hervieux, no en vano es uno de los cantantes de ópera canadienses más solicitados en el ámbito nacional e internacional.

 

Marc Hervieux debe su formación a los profesores de canto tan prestigiosos como Sylvia Saurette, Diana Soviero, Ermano Mauro, César Ulloa y Gerald Martin Moore, es licenciado del Conservatorio de música de Montreal, del Taller lírico de la Ópera de Montreal así como del Advance Role Preparation Studio de la Gran Ópera de Florida en Miami. Su más reciente personaje, el viejo Émile Nelligan, es otra razón para admirar la versatilidad de este artista que no cesa de recibir elogios de la crítica internacional y los incansables aplausos de su querido público canadiense.

 

La ópera Nelligan, es original de André Gagnon con libretos del reconocido escritor quebequense Michel Tremblay. Es una historia real sobre un talentoso poeta de Montreal llamado Émile Nelligan, quien sufrió la indiferencia de una sociedad. En escena vemos al viejo Nelligan interpretado magistralmente por Hervieux y al joven Nelligan personificado por otro gran talento quebequense, Dominique Côté. El infeliz desenlace se presenta cuando el joven Nelligan es internado en una clínica de reposo, después de tratar infructuosamente de defender sus creaciones en medio de una familia canadiense tradicional. La esquizofrenia oscurece el destino del joven escritor de “la barca de oro”.

 

 

El espejo retrovisor del viejo Nelligan está impregnado de escenas punzantes, por eso lo primero que se me viene a la mente al hablar con Hervieux es

saber cómo se preparó para interpretar al poeta quebequense. “ Desde que yo era adolescente me interesé por la vida de Nelligan, leía sus libros, sus poemas, su biografía y siempre me ha parecido una historia muy triste. Para el montaje de esta ópera, dediqué mucho tiempo a estudiar como se sentía el personaje, investigué cómo escribía sus versos leí otra vez “la barca de oro” , analicé la métrica de su poesía e incluso encontré nuevos errores, faltas de ortografía…Todo eso me ha inspirado” Afirma Marc con precisión.

 

A pesar que el Viejo Nelligan se convierte en un simple espectador durante varias escenas, Hervieux me asegura que siempre está atento a todo lo que sucede a su alrededor, los parlamentos y los cantos de los demás personajes lejos de anticipar sus reacciones lo ayudan a reaccionar de manera adecuada. El sigue la historia y así se va inspirando para adoptar gestos y posturas en el escenario.

 

Otro de los momentos sublimes de esta ópera se presenta en la increíble fusión de voces entre el Viejo (tenor) y el Joven Nelligan (barítono) a lo que Marc se apresura a responder: “Definitivamente, Dominique Côté es uno de los artistas por los cuales yo tengo una admiración profunda, él es muy bueno y desde hace tiempo trabajamos juntos, creo que nos ayuda mucho que ya hayamos compartido el escenario anteriormente. Dominique y yo nos conocemos, respetamos mutuamente nuestro trabajo y creo que de allí nace esa complicidad entre ambos”.


Los quebequenses hemos evolucionado mucho.


La ópera Nelligan es un reflejo de la sociedad canadiense de finales del siglo XIX. Para Hervieux el joven escritor fue una persona muy incomprendida en ese entonces. “Hay que recordar que ser un poeta en el seno de una familia tradicional esa época era como una vergüenza, era la incomprensión total y después cuando Émile cae tan tranquilamente en esa depresión, una enfermedad mental tan desconocida, la solución simplemente era intercarlo en un hospital como a los otros enfermos.

 

Guardando las proporciones yo me pregunto, ¿qué tanta semejanza tiene la vida de Émile con la del tenor Marc Hervieux? En medio de una fuerte carcajada el artista quebequense me responde: “ Yo no sufrí de ese tipo de rechazo como Émile. Mis papás velaban por mi bienestar, querían que tuviera una profesión, lamentablemente mi padre murió hace veintidós años, y no pudo conocer mi carrera de cantante, pero si hubiera estado vivo yo creo que el habría estado muy orgulloso de mi.


Mi papá trabajó durante cuarenta y dos años en una fábrica y quería que yo continuara en esa labor, pero ante mi negativa me decía, bueno la solución es que obtengas otra profesión. Si él viviera tendría hoy noventa años, yo sé que la gente de su generación ni se imaginaba que un artista podría ganar su vida cantando”. .

 

Para Marc las cosas han cambiado positivamente, por eso dice que la sociedad quebequense en general es muy abierta y ha evolucionado mucho con respecto a las expresiones de arte, existe un espacio para que esas disciplinas sigan evolucionando y por supuesto que la manera de pensar ha cambiado mucho. En el caso particular de Nelligan, Hervieux me explica seriamente que el joven era un artista marginal, pero si hubiera hecho las cosas más simples, más sensatamente, no hubiera tenido tanta oposición, pero como Émile se sentía excluido, por eso quería imponer su carácter.

 

“Para mi es impresiónate leer todos sus obrasy ver a ese adolescente, que escribió poemas entre los 15 y los 19 años, es excepcional saber que todo esto es el legado de un adolescente. Si nos ubicamos en este siglo, estoy seguro que un adolescente de esas características de repente lo encontraríamos un poco extraño, pero con seguridad la gente diría ay Dios mío que talento el de ese muchacho”. Agrega Hervieux convencido.

 

Soy un fanático de Michel Tremblay.


Los Nelligan simbolizan la familia perfecta, en la opera nos sentimos viviendo en Montreal pues hay parlamentos en inglés y francés con la misma cadencia que la vivimos actualmente aquí. Sin embargo, esa dualidad lingüística se convierte de cierta manera en un problema, cuando menciono mi punto de vista, Marc Hervieux me interrumpe y me aclara: “Yo no lo veo como un problema, es la imagen de la familia canadiense perfecta, porque el padre David Nelligan es irlandés, es decir anglófono, que se casa con Émile Hudon que es una francesa y además de francófona es mestiza, esa es la cruda realidad de finales de 1800: ingleses, franceses y mestizos, todo estaba en la misma familia.


De verdad, no lo catalogo como un problema, sino simplemente como una manera de vivir, lo extraño es que para los hijos había ese sentimiento de búsqueda de identidad, era como tener que escoger si sentirse más anglófonos o más francófonos y el poeta Émile es completamente francés, ahí si había una barrera, que yo espero haya desaparecido por completo, en especial ahora que vivimos rodeados de mas lenguas y tradiciones. Para mi lo ideal es tomar lo mejor de cada cultura”.


No puedo pasar por alto la incidencia del escritor Michel Tremblay en Nelligan, después de todo es el libretista y quien recrea este ingenioso juego lingüístico tan propio de Montreal. Marc no duda un instante en contarme: “En la realidad yo soy un fanático total de Temblay he leído todos sus libros. Como es una historia de Montreal, de Quebec, en el texto de Michel sentimos el nivel de lengua de Montreal y si se hubiera manejado otro nivel lingüístico, mas elevado, no habría servido para representar a la gente de Montreal.


Hervieux asegura que como cantantes siempre tienen líneas más poéticas, líricas, un lenguaje más complejo, pero el prefiere que cuando sea una historia verídica o casi verídica, utilicen el mismo nivel de comprensión que la gente tiene. El nivel de las conversaciones de los personajes es simple, pero cuando Émile, el viejo canta los poemas, allí se ve la diferencia del lenguaje. Cuando canto “la barca de oro” que es una obra poética, hay una gran diferencia, por eso me gusta el compromiso lingüístico que se da en esta ópera”. Enfatiza el tenor.

 

Tengo una memoria Privilegiada.


No creo que haya sido una idea descabellada preguntarle a Hervieux como hace para memorizar todas esas líneas, porque me terminó diciendo una confidencia: “Yo he sido mimado por la vida, porque puedo cantar y recitar al tiempo, pero no hay secreto, hay que trabajar muy duro, tengo además buena memoria y creo que cuanto más la usemos, más la desarrollamos. Sin embargo, tdebo confesar que cuando mi mujer me dice que vaya a comprar algo al supermercado así sean cuatro cosas, yo nunca me acuerdo, me las tiene que escribir en un papel. Conozco de memoria alrededor de 40 óperas, pero es imposible que yo retenga lo que debo comprar en el mercado!” Agrega el tenor sin dejar de reírse.

 

En cuanto a los cuidados de la garganta, Marc dice que trata de usar su voz de la mejor manera posible, cada ópera hace parte de su proceso de aprendizaje, por eso

trabaja con su entrenador vocal, quien siempre le corrige. “ Es importante trabajar con un oído extra, porque cuando me aprendo mis líneas y canto pienso que están correctas. Pero cuando ese odio o persona que te escucha te dice cuidado con esto, mejora tal cosa y lo haces, entonces te das cuenta que había un error. Por ejemplo en el ensayo general de Nelligan yo tenía a entrenador en la sala, él toma notas y me dice enseguida qué debo corregir y siempre hay detallitos que quiero mejorar antes de la premier, para llegar lo mejor preparado posible”. Explica Hervieux pausadamente.

 

Quiero dejar un buen legado.


El año 2009 fue uno de los más satisfactorios en la vida artística de Marc Hervieux, pues lanzo dos CD que tuvieron gran aceptación en el público, además su álbum “Después de Nosotros” (Après Nous) ganó disco de oro y ocupó el primer lugar en las listas de *Archambault y para el 2010 la agenda se ve bastante agitada, las ventas continúan pues semanalmente le dan el estado de ventas y sus CDs son un éxito total, tanto “Après Nous ” como “Le Premier Noël”, el cual salió a finales del 2009 y en solo dos meses vendió 100 mil discos.

 

“Tendré un evento que comienza el 19 de marzo en el teatro del Monumento Nacional, es un viaje musical de lo que yo amo en la vida, tengo canciones americanas, francesas, del big band, de Broadway, todo mezclado a través de una historia. Termino Nelligan y comienzo con estos conciertos de mis Cds, realizaré cerca 50 espectáculos durante este año”.


“Después de Nosotros” es una canción, pero también el nombre del primer álbum del tenor. “ Me gustó este nombre como título porque el texto dice que debemos tener cuidado de toda esta abundancia, con el consumismo en que vivimos, porque es lo que vamos a dejarle a nuestros hijos. Yo por ejemplo el día que deje de existir, quiero dejar algo positivo a las demás generaciones, en todo nivel, incluso el medio ambiente, debemos ser responsables, dejar de pensar, los otros que se las arreglen como puedan…” enfatiza Marc.

 

Y hablando de ser responsables y ayudar a los demás, el artista estuvo muy activo en la campañas de apoyo a las víctimas del terremoto de Haití y creo que pocas personas sabíamos que el tenor estaba en la isla cuando sucedió esta tragedia. “Yo regresé a salvo el 15 de enero, seguí viendo muchas noticias en la televisión y como de alguna manera me había afectado esa tragedia pensé en hacer algo por ellos. A pesar que yo soy una persona muy ocupada, si la causa vale la pena, yo ayudo con mucho gusto lo hago, yo voy y canto gratuitamente para ayudar, ni siquiera me detengo a reflexionar simplemente es una causa buena yo ayudo”.


No quisiera dejar ir a Marc Hervieux, pero el deber lo llama. Antes de partir me recuerda el amor que profesa por America Latina, lo mucho que lamenta el tsunami de Chile, en especial porque durante sus años mozos en el conversatorio de Montreal tuvo una gran amiga chilena. Lo hago prometer hará lo posible por acudir que si lo invitan de Colombia o cualquiera de los países latino americanos. Y por último, antes de enloquecerlo con más preguntas, le pedí que grabara algún día en español ese tema que le escuché cantar con el grupo Quartango en Montreal: “Bésame Mucho”.

 

 

Photos perfil: Marc Hervieux

Photos Ensayos Opera Nelligan: Naty Valbuena.

Agradecimientos: Marc Hervieux

Dyllan & Alain Labonté

* Archambault: Disquera mas importante de Quebec

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…