Home Crónicas Lalo Gnecco: Me gusta el vallenato auténtico
Crónicas - May 7, 2011

Lalo Gnecco: Me gusta el vallenato auténtico

En medio de cantos, aplausos y notas melodiosas que emanaban de los conjuntos vallenatos  más ilustres de Valledupar, creció Lalo Gnecco. Desde muy niño se quedaba embobado viendo a los acordeoneros que desfilaban por las parrandas que organizaban su padre y su abuelo, quienes sin saberlo fueron alimentando su  pasión  por el folklor, una pasión  que lo ha convertido en un artista empírico respetado  por cantantes de la talla de Jorge Oñate,  Pocho Zuleta, Silvestre Dangond y Peter Manjarres.

 

 

José Eduardo Gnecco Zuleta, tuvo su prueba de fuego a sus 17 años: Acompañar a Poncho Zuleta . Era la segunda vez que se enfrentaba al  público en una tarima, pero sus nervios fueron desplazados por la emoción de poder  estar a la altura de los hermanos Zuleta e interpretar con maestría las  alegres notas de La Creciente del Cesar.   Semejante reto solo se compara a presentarse en la tarima Francisco el Hombre ante un jurado calificador, por  eso es un momento especial en su vida,  Poncho cantaba,  mientras   Emilianito le decía cosas al odio.   La cara de satisfacción de los Zuleta sumado a los versos de felicitación a su padre,  Lucas Gnecco, fueron el resultado de la evaluación.

Cuando le pregunto a Lalo cómo fueron sus inicios sonríe con timidez y me dice: “ Como a los cinco años, el Turco Gil fue a mi  casa porque un amigo de mi papá me había regalado un acordeón y apenas había sacado la melodía de “la piña madura” o algo así. Recuerdo que el Turco volvió varias veces  y me enseñó una escala y  la canción Luna Sanjuanera, era la  primera vez que tocaba con caja y guacharaca. De ahí en adelante aprendí por  oído, por necesidad, acariciando el acordeón”.

El colegio no estuvo exento de ver sus primeros pinitos, pues  era integrante de  un conjunto vallenato con  varios estudiantes, pero aún no dominaba el instrumento, todo lo  hacía por  puro oído y el  Turco fue su único tutor.  “Cuando me gradué de bachiller, fui a  estudiar inglés a Estados Unidos,  me mudé a   Tallahassee  y allá practicaba todos los días, luego viví  en Gainesville Florida, donde  tocaba a veces en los bares con quien ahora es el bajista de Peter Manjarres, también con Carlos Mario Olivella, de El Ciclón” .

Tiempo después de haberse graduado en Estados Unidos, Lalo regresó a Colombia con el sueño de estar algún día a un estudio de grabación, pues desde temprana edad acompañaba a  Jorge Oñate a grabar sus canciones.  Uno de los más  sorprendidos por esta iniciativa fue el Turco Gil, quien  desconocía el nivel que había logrado su fugaz pupilo  estando en el exterior, de manera autónoma.

Un sueño hecho realidad.

Lalo confiesa que siempre ha sido curioso  y  gracias a esa curiosidad  innata,  a su admiración por el folklore, por los  Hermanos Zuleta, Jorge Oñate,  Alfredo Gutiérrez, se hizo realidad su anhelo de   estar en una cabina y grabar su propio CD. Fue así como gracias a la familiaridad que existe con Jorge Oñate y a la amistad que lo une a varios artistas, pudo reunir en un solo trabajo discográfico siete canciones con algunos de los grandes exponentes de la música vallenata como Peter Manjarres, Silvestre Dangond,  Pello Osorio y por supuesto  el  jilguero Jorge  Oñate.

Al recordar esta experiencia, no disimula su entusiasmo: “Me dio mucha satisfacción esta producción,  grabé dos canciones con Silvestre una reencauchada y la otra inédita,  con Oñate  “Campos  Florecidos” con unos arreglos modernos y otra  inédita.  Con Peter fue muy curioso,   grabamos en el apartamento de un amigo,  porque apenas se descubrían nuevas aplicaciones tecnológicas como  grabar desde en un computador, el mismo Peter Manjares tocó la caja. Después de eso, me fui  al estudio con Jorge Oñate, Silvestre y Pello Osorio hermano del negrito Osorio”.

Las copias del CD fueron limitadas y distribuidas en la familia, pero a pesar de no tener grandes pretensiones,  de asumir siempre una actitud humilde, los amigos de Lalo siempre le han reconocido su  don gentes y su increíble talento. Su CD tuvo impacto y se conoció en el medio artístico, por eso  no le faltaron invitaciones para tocar el acordeón. Fue así como le propusieron participar en el homenaje  al compositor Carlos Huertas y al  Papa Pastor, bajista de Carlos Vives. “Tocamos dos canciones en la televisión, fue muy buena experiencia, pues en realidad mi carrera artística ha sido más como una pasión por el vallenato, un hobby, nunca me he dedicado de lleno”.

No me interesa competir.

El Festival Vallenato es un evento que no pasa desapercibido en la vida de mi primo. Muchos de  sus  amigos acordeoneros compiten por  ser Reyes Vallenatos. Ante la sugerencia que le han hecho de participar,  él tiene sus razones para no hacerlo: “Sé que soy capaz de  lograrlo, de pasar a las últimas rondas, porque en cinco  meses de práctica  se puede adquirir un buen nivel, sin embargo para mí la manera de calificar a los acordeoneros  no mide mucho el talento. Con todo respeto el festival debería  cambiar ese método,   hacerlo por sorteo, dejar todo igual hasta la primera ronda, pero como son cinco acordeoneros  finalistas,  deberían escoger  en una urna, el paseo o la puya que se vaya a interpretar”.

Lalo cree que sería más meritorio que en lugar de pasar cuatro días tocando las mismas canciones , la misma rutina, se seleccionaran veinte temas,  sea de  merengue,  puya,  son o paseo, para que el artista se vea obligado a dar  lo mejor de sí mismo. “Un acordeonero  como el Pollito Herrera no es mejor que Alfredo Gutiérrez. Resulta que Herrera le ganó  a Gutiérrez, después el Pollito se presenta  varias veces a la misma competencia y se lo han ganado acordeoneros muy inferiores a Alfredo Gutiérrez. Eso es inexplicable”.

En cuanto a la controversia sobre la creación de eventos gratuitos durante el Festival Vallenato, Gnecco considera que la mayoría de los eventos cobran, pues los  empresarios que apoyan al festival tienen una motivación económica. Sin embargo hace una sugerencia :  “Podrían hacer un evento auspiciado por otra Fundación, que sea gratis, para  presentar los mejores  acordeoneros o algo así, porque la verdad es que en el Parque de la Leyenda  Vallenata los costos son demasiados altos y muchas personas no tienen acceso a los espectáculos internacionales”.

 

Matilde Lina sigue siendo tradicional.

En unas semanas, Silvestre Dangond tiene presentaciones en Nueva York y en la ciudad de Quebec en Canadá, para alguien que vive al día con las noticias del vallenato,  como es Lalo,  el vallenato a nivel internacional no esta tan activo como muchos pensamos. “Creo que en estos momentos está estancado,  me parece que no ha avanzado como debería, ha perdido impulso, nos falta demasiada proyección para mantener su presencia. Después de Carlos Vives  y Jorgito Celedón no veo tanto auge o demanda en el extranjero y  el vallenato es un ritmo muy importante,  es para que estuviera mucho más posicionado”.

Mantener el interés en el vallenato es una tarea dispendiosa, de alguna manera Lalo lo ha experimentado pues forma parte del grupo de jóvenes costeños que inauguraron el bar Matilde Lina. “Nos gusta ir allá, a veces me presento por la noches y  hay varios cantantes y acordeoneros entre los socios, a todos nos gusta el folklore vallenato.  Creo que ha tenido auge por eso, además el ambiente es muy agradable, tiene una banda muy chévere, por eso se ha mantenido, lo cual es difícil en Bogotá. Tuvimos a Gustavo Gutiérrez, el 14 de mayo se presenta Diomedes Díaz,  se ha presentado Leandro Díaz,  nos hemos mantenido vigentes porque no hemos perdido la esencia”.

Al hablar de la esencia  vallenata,  Lalo se apresura a decir que le gusta siempre el vallenato auténtico y tradicional. “Obviamente con una tendencia moderna y  me refiero a la tecnología, los sonidos, porque ahora   Peter , Silvestre , todos quieren estar más en la era de los 90, ya ese boom de Nueva Ola ha pasado, toda esa música de letras que no llenan, no perduran, la gente quiere dejar huella,  superar lo que hicieron Rafael Orozco, Los Zuleta, Diomedes y  es muy difícil. Hay canciones  juveniles que gustan,  pero se escuchan tres meses y ya, pasan de moda.  Puedes escuchar de Silvestre Dangond una canción bonita como “Blanco y Negro”  y  siempre a la gente le va a  gustar”.

Un  cantante auténtico que domine el vallenato clásico, es el compañero ideal para Lalo. “Algunos modernos pierden esa esencia,  la tendencia de varios músicos nuevos  es  tocar muy rápido,  no dejan  apreciar. Pienso que la nueva generación debería aprender a escuchar primero lo autentico, lo clásico, las rutinas, y no saltar a Felipe Peláez, porque  esas canciones no son las mejores para aprender a tocar acordeón, eso viene después con la práctica y las fusiones.  Para no salirse de las  raíces  lo ideal es  seguir a Luis Enrique Martínez, el padre del acordeón, una escuela muy buena.

Quiero grabar una canción dedicada a Dios.

La vena musical de Lalo le llega por  Alfredo Gutiérrez y  los hermanos López,  por parte de su mamá, por eso él siente que no  improvisa, lo lleva en la sangre.  “Mi canción  preferida es una que grabó Alfredo Gutiérrez, llamada “La Estrella”  con esa pieza le  ganó Julián  Rojas en 1991 a Juancho Rois, en el Festival Vallenato.  El autor es Juan Muñoz, yo la grabé con Peter Manjares.  Y mi cantante preferido (ambos reíamos al tiempo) es ¡ Jorge, Oñate, Jorge Oñate, Jorge Oñate, después Silvestre! “

Al mencionar  sus acordeoneros preferidos, Lalo trata de hacer su mejor esfuerzo para  no dejar a nadie por fuera: “ Alfredo Gutiérrez, Luis E Martínez, Álvaro López, el Cocha Molina, Juancho Rois, Julián Rojas, Emiliano Zuleta.  Luis Enrique Martínez, es  el pionero del acordeón, pero el verdadero  gestor de cambios  fue  Juancho Rois,   por su creatividad ha dividió la historia del vallenato en dos. Recuerdo que todo el mundo quería imitarlo a comienzos del 2000”.

Una parranda, un cumpleaños, una manifestación política, cualquier  espacio donde Lalo es invitado a tocar es el sitio perfecto para improvisar sus pases vallenatos en el  acordeón. “ Esos  pases,  son rutinarios de los hermanos  López, cosas que he tomado y las convierto, muy parecido  a ese estilo,  los voy mejorando, modernizando. El acordeón es de mucha dedicación, para tocar excelente hay que  dedicarle mínimo dos horas diarias, es un instrumento complejo”.

Contrario a lo que  Silvestre dijo una vez en una parranada,  que   Lalo tocaba el acordeón porque no le  gusta la política, hoy el panorama es distinto. “No descarto la política, me gustaría incursionar  en ese campo,  porque mi papá ha dejado un legado  y quiero continuarlo. Cuando se lanzó mi hermano José Alfredo  a la Cámara de Representantes,  salí tocando el jingle del video y  creían que el candidato era yo. Fue  mi idea reencauchar el mismo  tema que había usado mi papá para su campaña a la Gobernación,   porque le sentía mucha fuerza a pesar que habían pasado tantos años. Yo estuve en ese cierre de campaña, allí toqué una canción con Rafael Santos, cuando apenas  comenzaba.   . El original era Jorge Oñate y el Cocha Molina,  pero lo  grabé con unas variaciones, con Oñate y salió  muy bien.

Los planes futuros de Lalo no dejan de lado su pasión por la música, tiene proyectos para grabar otro CD acompañado de voces vallenatas  amigas y uno de sus grandes retos  es  encontrar un compositor que haya escrito una canción de agradecimiento  a Dios. “ Existen tantos temas en el vallenato, pero nunca vemos que la gente se tome dos minutos para pensar en todas las bendiciones que tenemos y por eso quiero grabar una canción que tenga una letra que perdure, que sea en honor a Dios”.

 

Fotos: Lalo Gnecco

Agardecimientos: Pipe Gnecco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…