Home Colombia Botero Born in Medellin
Colombia - May 12, 2010

Botero Born in Medellin

@NataliaGnecco

Sin lugar a dudas, Peter Schamoni se ganó el corazón de los colombianos y la admiración de cineastas internacionales, pues le dio al pintor y escultor colombiano Fernando Botero el mejor regalo de cumpleaños que se le puede dar a un artista: Un retrato hablado de sus 75 años de vida profesional.

 

Peter Schamoni es un realizador alemán que nació en Berlin, pero vive y trabaja en Munich desde 1957 y su trayectoria fílmica es muy destacada, tiene más de treinta documentales y películas producidas . Su documental Botero Born in Medellin fue lanzado durante el Festival Internacional de Filmes sobre el Arte FIFA realizado en Montreal a finales del mes de marzo de 2010. Son 90 minutos consagrados a redescubrir la magia del talento de Botero, su espíritu altruista, su gran sensibilidad artística y sobre todo el amor por su patria, pues el maestro reconoce que Colombia es todavía el centro de su vida.

Schamoni adopta magistralmente el engorroso trabajo del detective que desea reconstruir la imagen de un individuo, pues no deja que se le escape ningún detalle, desde la morfología de sus robustas esculturas, sus sueños, tristezas, frustraciones, los testimonios de testigos de su recorrido artístico, los museos donde ha expuesto, los lugares donde se exhiben sus esculturas, hasta las imágenes de archivos fotográficos menos conocidas de ese “hombre de Medellín” que conquisto al mundo europeo del arte y se convirtió en una estrella.

La cámara del realizador alemán acompaña a Botero en una especie de diario íntimo que lo lleva a recorrer ciudades como Tokio, Estocolmo, Washington, Caracas, Paris, Medellín, Cartagena, dejando al descubierto la admiración que despiertan sus imponentes esculturas en los Campos-Elysées en París (1992), en Park Avenue en Nueva York (1993) y en el centro de Berlín (2007). Según Peter Schamoni, en estos últimos años ningún artista ha disfrutado de una respuesta del público tan apabullante. Botero tiene tres museos en Colombia que exhiben no sólo 200 de sus propias pinturas y de sus obras esculturales enteras, sino también su colección privada de arte europeo moderno: obras maestras del impresionismo desde sus comienzos hasta las obras más recientes, prácticamente un tesoro de obras originales jamás visto antes en Colombia.

 

 

Una vida apasionante.

Born in Medellin es también un viaje sin retorno a Colombia, lleno de pasajes nostálgicos que han marcado la vida del maestro Botero desde los acontecimientos más sublimes hasta los más trágicos, siempre asumidos con la dignidad de un hombre que no es indiferente ante el sufrimiento de su país. Es por eso que me atrevo a decir que este documental sobre la vida de Botero no es solo un elogio a su creatividad, es también un llamado a todos los colombianos sin excepción para que aprendamos a ver nuestro país bajo la nitidez de una lupa crítica, pero siempre con ojos de piedad, porque a pesar que la vida de Botero haya estado en riesgo en su propia finca, que sus esculturas hayan sido destruidas por las bombas del narcotráfico, él no se resiente, no se aparta, siempre lo vemos como el buen samaritano, de regreso.

 

 

Hay tantos momentos de reflexión en este documental que seria interminable para mi contarlos, sin embargo vale la pena destacar una de sus manifestaciones artísticas que marcó una diferencia en su obra, como es la serie de pinturas de horror y furia contra la tortura en la prisión iraquí en Abu Ghraib. Este ciclo nunca fue comercializado, Botero las donó para que el público no olvide nunca hasta dónde puede llegar la degradación del ser humano y cual es nuestro rol en la cultura de la violencia.

 

De retratos tan crudos como la prisión Abu Ghraib o la secuencia de la muerte de Pablo Escobar, podemos retroceder o avanzar en la vida del maestro colombiano. Es así como el realizador también nos muestra los comienzos de Botero cuando soñaba a los 18 años con ser como el artista impresionista francés, Paul Gauguin y se fue a vivir a la orilla del mar en Tolú, durante nueve meses para pintar. Otra de sus recuerdos fabulosos fue esa época en donde Botero quiso honrar a los grandes clásicos y con empuje y determinación se dedicó a reproducir cuadros tan inmortales como “Las Meninas” de Velásquez. Todo esto sin saber que años más tarde en Cartagena Colombia sus famosas “gordas” también serían reproducidas, algo que cuenta el artista con mucho humor.

 

No podía faltar en su recorrido por Cartagena la graciosa anécdota de un callejero que todos los días madrugaba a limpiar la gorda de Botero que está

de espaldas en la concurrida Plaza Santodomingo, hasta que la alcaldía de la ciudad decidió pagarle por su trabajo, porque lo hacia con tanta dedicación y juicio que hasta el maestro quedó impresionado. Y de la plaza Santodomingo mi memoria viaja con el documental a las corridas de la Plaza de Toros en Bogotá, que magnifica reproducción del arte taurino esos cuadros para mi son espectaculares por su color, refinamiento y respeto por la tauromaquia. Además, me dio mucho gusto conocer datos íntimos como la idea de Botero de convertirse en torero a la tierna edad de 13 años, creo que no seré la única en agradecerle que haya cambiado de parecer para convertirse en pintor.

 

Para este infatigable creador, lleno de contrastes, la libertad es lo más importante en la vida, por eso no ha tenido temor a representar desde un burdel repleto de prostitutas hasta el puritismo de una imagen sagrada, la virtud de un sacerdote o una monja, la sensualidad de una amante ansiosa o la inocencia de su amado hijo, cuya muerte en un accidente en España en 1974, dividió su vida en antes y después de la muerte de Pedrito.

 

Pero bueno no les cuento más detalles de este extraordinario documental porque definitivamente hay que verlo, degustarlo saborearlo y comentarlo para que otros aprecien este testimonio vivo de la vida de Fernando Botero, un hombre sencillo, original, colombiano hasta los tuétanos, sin posturas, ni ínfulas de gran señor, con una humildad tan inmensa como su talento, algo que para mi es lo que realmente lo hace grande y merecedor de toda mi admiración.

 

 

 

 

 

 

Finalmente les dejo las frases inmortales de Fernando Botero que Peter Schamoni recopila magistralmente en su documental Botero Born in Medellin.

 

Colombia is a centre of my life. In America Latina the idea of family, the idea of friends is very strong – it is the basis of happiness of people – let’s say they have here this warmth that is very important.”

 

“The only reason for a painter to paint is to create his own world. The reality is already there – you don’t need to paint that. You need to paint a parallel thing, that is an intellectual reality. It is like poetry, music, literature, that exists in the mind of the artist and that people can enjoy.”

 

“I was very fortunate to have been invited to do exhibitions of my work in so many important capitals in the world, and at the same time they let me choose the places where the scupltures will be.When people touch my sculptures they participate in the emotions I put into them.”

 

 

 

Botero Born in Medellin

http://www.botero-film.de/index_en.html

Fotos: Sitio Internet.

Agradecimientos FIFA/ Montreal 2010

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…