Home Crónicas Javier Matta: Quiero ser Rey Vallenato
Crónicas - March 22, 2011

Javier Matta: Quiero ser Rey Vallenato

La Escollera de Santa Marta había superado  su capacidad, más de tres mil acudieron a la cita para ver al regatonero de moda, J Balvin, pero antes de esta gran presentación, un grupo vallenato hizo su aparición en el  escenario robando todos los aplausos del público y prácticamente prendió la fiesta,  se trataba de Javier Matta y su conjunto a quien tuve la suerte ver interpretando un clásico del Binomio de Oro, el famoso Higueron” . Tres meses después  de haber conocido el talento de este joven de   21 años que toca el  acordeón con tanta pasión, precisión  y entrega, pude hablar con él momentos antes que llegara a la eliminatoria y ganara el premio a mejor acordeonista y  mejor agrupación en el Festival Francisco El Hombre, que se realizó en  Riohacha del 18 al 20 de marzo de 2011.

 

Javi como le dicen sus fans, es un joven acordeonero  previsto de un espíritu alegre,  extrovertido,  nació en Santa Marta y  desde los cuatro años sintió que su pasión en la vida era la música. Su carisma  es increíble, cuando está en el escenario su edad se triplica en experiencia para deleitar a sus espectadores con melodías  que hacen honor a todos los aires vallenatos. Su fórmula, el cantante José Darío Orozco, le queda como anillo al dedo, pues su voz tiene la peculiaridad de ajustarse muy bien tanto a las canciones modernas como a las clásicas, algo que disfruta enormemente el público de mi generación.

A pesar del gran alboroto que se sentía a su alrededor,  horas antes de la eliminatoria del Festival Francisco El Hombre, la  voz de Javier era  pausada, a leguas se notaba que tenía todas sus energías puestas en su última presentación de esa noche ante el jurado, que horas después premió su habilidad y talento otorgándole la distinción de mejor acordeonero.

Yo había escuchado rumores que Matta se presentaría a  competir en el Festival Vallenato, e inmediatamente  me confirmó que si va a  competir,  pero como antes se le presentó el Festival Francisco El Hombre, se había trasladado con  su agrupación en Riohacha, pues desde diciembre de 2010 venía preparándose para concursar.  “Comencé a preparar mis temas desde hace mas de tres meses,  primero trabajo  solo,  organizo todo y luego llamo a los integrantes de mi conjunto, para que ellos me vayan dando su opinión, me sugieran. Ensayo más o menos  como tres horas diarias, me gusta asesorarme  con quienes tienen más experiencia en el Festival Vallenato porque conocen las exigencias de este concurso, me ayudan con los cambios” explica el acordeonero samario.

Javier Matta es un alumno muy consagrado del acordeón,  a sus 13 años, tuvo como  profesor a  “El Koki” Arias, posteriormente, con Carmelo Hernández acentuó la nota vallenata y comenzó a  participar en diversos festivales. Una de sus grandes destrezas es improvisar con el acordeón por eso no dudo un instante en preguntarle cómo lo ha logrado. “Aunque suene paradójico las parrandas vallenatas me han ayudado mucho, así la gente piense que solo sirven para beber o   consumir drogas. En las parrandas es donde se adquiere más resistencia como músico, hay que   ser muy creativo e improvisar. Las improvisaciones se adquieren  con la práctica, pero una parranda ayuda porque a veces sale del público alguien que te pide una canción y si no  la sabes, uno le pide a la persona que la cante, le sacas la melodía y la tocas”. Agrega convencido Javier.

A simple vista el ambiente artístico se ve pesado, alternar con adultos, tener presentaciones hasta altas horas de la noche puede ser peligroso para jóvenes que salen al ruedo a temprana edad como lo hizo el ganador a mejor acordeonero. Javier  sonriendo me dice: “Mi papá siempre me acompañó, desde los 15 años  siempre estaba conmigo,   ahora su participación se ha disminuido pues ya tengo 21 años , un manager y una casa disquera a quien representar. Creo que todo depende de la  educación y la crianza que uno  reciba, no todo es amanecer ni beber sin control. En mi grupo a excepción de nuestro guitarrista José Vásquez, nadie sobre pasa los 25 años y hay un sicólogo, un ingeniero, todos  estudiamos nuestras carreras en la universidad, algunos son padres de familia, hay mucho profesionalismo, disciplina, respeto,  hemos creado un ambiente de trabajo muy  sano, sin excesos”.

Y hablando de su equipo,  Javier me cuenta que el matrimonio artístico con José Darío Orozco se dio porque coincidieron en Santa Marta en una presentación, pues José es de Villanueva Guajira y vivía en Valledupar, ciudad  donde se habían conocido tiempo antes, pero el destino los unió y  terminaron juntos. La combinación es perfecta pues Orozco tiene una gran versatilidad en la voz, por eso conquista a jóvenes y viejos, prueba de ello es la gran acogida que ha tenido el último CD, Punto de Partida.

La más reciente adquisición del grupo  es el legendario bajista  José Vásquez, quien acompañó por muchos años al Binomio de Oro. Javier me cuenta cómo logró agregarle  ese toquecito  mágico al conjunto: . “José Vásquez  tiene una gran trayectoria, trabajaba con Diomedes Días,  se sabía las canciones que cantaba el Cacique y  como el bajista de mi grupo es hijo de Alex Polo que también tocó con el Binomio de Oro, entonces se pudo hacer el enlace con José  y vino a integrar nuestra agrupación, junto con él he preparado los temas de Diomedes y aquellos que cantaba Rafael Orozco, como “el Higueron”. La verdad estamos muy contentos  con José,  porque ha tenido una gran aceptación  en e l público”. Afirma Matta.


El  Maestro “Turco” Gil es una eminencia.

Momentos antes que   Javier se debatiera  en el Festival Francisco El Hombre,  para convertirse en el  mejor acordeonero, le pregunté  quién de nuestros acordeoneros colombianos admiraba más y sin titubear me respondió: “A todos se les aprende algo, porque cada uno tiene un estilo muy particular. Admiro  mucho Juancho Rois (qep)  el tenía un estilo único,  es excepcional, no creo que jamás se haya equivocado en un acorde, el fusionaba muy bien el vallenato con la melodía. También me gusta el Cocha Molina Rey de Reyes, Alfredo Gutiérrez, quien a pesar de su edad tiene una disciplina y una energía tan buena como la de cualquiera de nosotros los jóvenes. De la nueva generación me gustan mucho   Cristian Camilo Peña,   Juancho del Esperilla, en fin  todos  tienen  mucho talento”.

Además de tener acordeoneros a quien admira profundamente, Javier es categórico al afirmar la gran influencia que recibió del maestro El Turco Gil, pues  a los  15 años tomó  clases personalizadas de acordeón. “ Es un excelente maestro me  ayudó con los acordes, melodías,  a conocer más el instrumento, e incluso  me  incorporó en su escuela de los Niños del Vallenato, hice giras a nivel nacional durante tres meses, la experiencia fue muy buena  los viajes al exterior estaban  destinados más a los niños, que a los adolescentes  como yo, pero conocí mucha gente, aprendí mucho. El  Turco Gil es una eminencia, me  abrió la oportunidad de conocer la música, ahora acompañó mejor , tengo  mayor armonía, fue una   oportunidad increíble”.

Me gusta competir

Cuando hablamos del futuro Javier tiene muy claro  para dónde va a corto, mediano y largo plazo, su carrera profesional es prioritaria, pues estudia Marketing y Negocios Internacionales en la Universidad Sergio Arboleda. “Quiero seguir promocionando mi CD Punto de Partida y presentarme en el Festival Vallenato en la categoría de profesional, voy a insistir hasta convertirme en  Rey Vallenato. Me gusta competir porque eso da una gran visibilidad. Los ojos del jurado y del público están en quienes concursamos, también  quiero hacer un máster en negocios internacionales y de pronto especializarme en algo como producción para aprender más sobre la  en la pre y post producción de los trabajos discográficos”. Puntualiza Matta.

Además  de haber obtenido dos galardones en una misma noche en  la tercera versión del Festival Francisco El Hombre, Javier viene atesorando muchos reconocimientos más como el  segundo puesto Festival Alianza Vallenata Club Santa Marta 2004, Semifinalista de la versión XXXVII Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar 2004, finalista en el Festival del Retorno en Fonseca Guajira 2004; finalista en el Festival Nacional del Carbón en Barranca Guajira ( 2004) , Rey Juvenil del Octavo Festival Estudiantil Descubriendo Talentos del Liceo Versalles (2004);  semifinalista de la trigésima octava versión del Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar en el año 2005;  semifinalista de la versión XXXIV del Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar 2006 y  segundo puesto en la versión numero dos del Festival de La Frontera en el 2006 en la categoría aficionado.

Sin lugar a dudas,  Javier Matta tiene madera para  ser Rey Vallenato,  le restan unos meses de práctica  previos a su inscripción al  Festival de la Leyenda Vallenata de 2011. Por ahora  ha recibido una descarga eléctrica,  una corriente de doble voltaje, traducida en este doble triunfo que obtuvo en La Guajira,  tierra donde nació el Vallenato, que estoy segura  hará brillar sus dedos  para  conquistar un nuevo peldaño en su carrera profesional.  Sus  amigos y fans siguen celebrando el triunfo de Javi, en su  tierra querida,    Santa Marta, la bahía más linda de América.

Fotos:  Prensa Javier Matta.

Agradecimientos: Javier Matta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…