Pipe_Educacion
Home Quebec Estudiar en Quebec
Quebec - April 19, 2011

Estudiar en Quebec

Hablar de educación en Quebec tiene connotaciones historias, culturales e incluso religiosas, por ser esta provincia la única en Canadá que tiene dos idiomas oficiales: ingles y francés. EEl encargado de la educación en Quebec es el Ministerio de Educación, Recreación y Deporte, quien es administrado a nivel local por comisiones escolares francesas e inglesas, contacté a Genny Villa (M.A., M. Ed) para poder redactar este artículo y saber a fondo el funcionamiento del sistema educativo quebequense, ella me explicó que la educación comienza a los cinco años con maternelle (kínder) y después se continúa con la escuela primaria que consta de tres ciclos – grados 1 a 6- y termina a la edad de 11 años. La escuela secundaria tiene un ciclo de dos años y otro de tres años. Los estudiantes que terminan a los 17 años su secundaria V, obtienen el diploma de estudios secundarios o diplôme d’études secondaires (DES).

Además, en Quebec se puede enviar a los hijos a escuelas privadas en la lengua de nuestra preferencia. En el caso de la educación pública todos los residentes de Quebec deben asistir a las escuelas francófonas, sin embargo, la carta de la lengua francesa ( charte de la lengua francesa) estipula algunas excepciones que permiten la escolaridad en lengua inglesa.

 

Es importante resaltar que desde 1998, las escuelas en Quebec pasaron de ser confesionales (católicas y protestantes) a lingüísticas (francófonas y anglófonas). La mayoría de los estudiantes continúa con el CEGEP también llamado college de enseñanza general y profesional. La duración de estos estudios es de tres años para los diplomas vocacionales que califican a los estudiantes para ingresar inmediatamente al mercado laboral, o de dos años si piensan continuar estudios universitarios. Debido a que en esta provincia los estudiantes completan 13 años de estudio antes de ingresar a la Universidad, -un año más que en las otras provincias de Canadá- la mayoría de los diplomas universitarios requieren solamente tres años para los estudiantes que han obtenido un diploma de CEGEP. Los estudiantes de otras provincias tienen un año introductorio suplementario al inicio de sus carreras.

El solo hecho de que la lengua oficial y de enseñanza en Quebec sea el francés, con las excepciones ya mencionadas, hace que las cosas sean diferentes. Como todos sabemos, el sistema educativo es uno de los principales instrumentos de que dispone una sociedad para favorecer la integración de los inmigrantes a su nueva comunidad. En Quebec para el inmigrante cuya lengua de origen es diferente del francés y del inglés, esto resulta ser una ventaja adicional con respecto a las otras provincias. Los inmigrantes de Quebec, especialmente los que residen en Montreal, además de aprender el francés en los cursos de lengua y clases de acogida a los que tienen que asistir, aprenden también fácilmente el inglés, si están interesados, por el simple hecho de estar en semi-inmersión en el omnipresente idioma anglosajón. Este bilingüismo aumenta sus posibilidades de lograr una mejor ubicación en el mercado laboral, y amplía las posibilidades de acceso a universidades tanto francófonas como anglófonas.

Uno de los grandes flagelos que tenemos en la Provincia es el abandono escolar, sobretodo en los jóvenes varones en secundaria y eso es una gran preocupación. Según el Observatorio jóvenes y sociedad, en la escuela secundaria, uno de cada tres estudiantes no obtiene su diploma; a nivel de CEGEP o college, cuatro de diez jóvenes no han terminado todavía sus estudios dos años después de la fecha prevista para la obtención de su diploma.

Asimismo, la precaria condición socio-económica de muchos estudiantes que no viven más con sus padres, unos porque son forzados a salir del seno familiar y otros, impulsados por un espíritu de exploración de sus posibilidades, terminan adquiriendo responsabilidades de pareja. Estos jóvenes, para sobrevivir, se ven obligados a consagrar muchas horas a un empleo durante sus estudios, lo cual pone en gran riesgo la continuidad de los mismos, además de su salud mental y física.

Por otra parte, existe un fenómeno mundial que nos concierne a todos. Investigadores como las doctoras Nancy Ann Tappe y Meg Backburn Losey, han observado y documentado el advenimiento en todo el mundo, a partir de 1980, de niños que presentan patrones de comportamiento diferentes a los de las generaciones anteriores. Los niños de hoy en día, tienen una forma de reflexión más profunda y coeficientes intelectuales más altos, son menos dados a seguir sumisamente las reglas preestablecidas, expresan abierta y claramente cómo y cuándo quieren algo, exigen ser tratados con respeto, son muy sensibles y con una facilidad asombrosa de leer nuestro lenguaje corporal. Es muy fácil deducir que ellos no encajan dentro del sistema (educativo) establecido, el cual entre otras reacciones les diagnostica y trata como si sufrieran del síndrome de déficit de atención e hiperactividad , entonces se les prescribe Ritalin y otros medicamentos que los hacen “manejables”. No deberíamos olvidar ese dicho tan sabio y tan nuestro: ¡niño que no molesta está enfermo!

Es importante que entendamos qué es lo que está realmente pasando con estos niños llamados “Indigo”, con quienes parece que no funcionan las reglas ni la manera de corregir que fueron eficaces con nosotros. Tenemos que aprender, solamente este conocimiento evitará que sigamos drogando nuestros niños sin realmente arreglar “el problema”. Jan Tober y Lee Caroll han publicado libros que nos ayudan a conocerlos mejor, y son una guía valiosa para médicos, padres y maestros.

Una de las sugerencias para los padres inmigrantes es que traten de aprender bien los idiomas, preferiblemente antes que sus hijos y no detener su perfeccionamiento. Esto les permitirá seguir teniendo el control de la vida familiar sin disminuir su rol de padre o madre, al tener que depender de los hijos para comunicarse con la nueva sociedad. Igualmente ayuda a mantener una efectiva comunicación con los profesores, supervisar las tareas y colaborar con los proyectos de la escuela y la comunidad.

Cuando nos encontramos en situación de inmigrantes, se corre el riesgo de llegar a creer que lo de los demás es mejor que lo nuestro, por eso es importante conservar nuestro idioma materno, nuestras costumbres, inculcar a nuestros hijos amor y respeto por nuestra cultura. Esto fortalece nuestra identidad y sentido de pertenencia; nos permite interactuar con dignidad y situarnos en el mismo plano de igualdad y de valía que la sociedad que nos acoge.

Para concluir, se debe valorizar en forma permanente el saber y los estudios. Hablarles a los hijos de la importancia de capacitarse para alcanzar nuestros ideales, resaltando a la vez la gran facilidad de acceso a la educación superior en Quebec. Esto contribuiría a cambiar la preocupante disminución de la tasa de participación de latinos en la comunidad universitaria.

 

Agradecimientos: Genny Villa

Foto: Comision Escolar Laval.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Ya basta de satanizar a Corea del Norte (1 parte)

Email @NataliaGnecco¿Hay que tener miedo de Corea del Norte? ¿Es loco su dir…