Miércoles, 21 Septiembre 2016 22:52

Más allá del SI, o el No


@NataliaGnecco
“Yo dije que no iba pa la marcha campesina de las Farc y por enfrentar la guerrilla, me tocó salir como volador sin palo hasta llegar a la Cruz Roja en Florencia, con mis cuatro hijos, cinco nietos y una bisnieta”. Con estas palabras Fidelina una mujer desplazada comienza su narración en la Hacienda Daiva en Guaymaral, durante la presentación del programa Promotores de Paz que lideran Inés Elvira Marchand y el sargento ® Frank Trejos, presidentes de la organización colombo canadiense, Ágape.

Miércoles, 14 Septiembre 2016 20:19

¿Qué te aburre de tu pareja?


@NataliaGnecco

“Conocí a Ronald en un bar y de inmediato me dio el número de su celular, luego empezó a enviarme muchos mensajes de texto, me invitó a tomar un café, después a un trago, hablamos un poco sobre las historias de la U, de los amigos en común, de nuestra infancia, deportes, programas de televisión favoritos, etc, etc. La química fue instantánea, rumbeábamos mucho y el sexo era espectacular, pero al cabo de seis meses todo ese encanto se esfumó… él cambió y me empecé a aburrir como una ostra”. Así resume Laura, abogada de 29, lo que pronostica el escritor Walter Riso: “sí te aburres con tu pareja, algo anda mal; porque cuando la rutina asoma, el desamor empieza”.

Miércoles, 07 Septiembre 2016 21:03

La cocina es un campo de batalla

 

Trabajar doce horas diarias en medio de stress, groserías, gritos, alegrías, llantos, cansancio, quemaduras, cortaduras es apenas un entremés para un chef en formación, pues además deben estar dispuestos a sacrificar el tiempo con su familia, olvidar que existen los fines de semana, soportar intensas horas de pie corriendo de un lado a otro lado, como si estuvieran en una maratón, tanto que a veces no hay tiempo ni para ir al baño… Todo por estar detrás de una cocina.


Alejandro Daza Gnecco aceptó el reto de lidiar con toda esa adrenalina que esconden los deliciosos platillos que nos sirven en un restaurante gourmet. Graduado de administración de empresas en la Universidad de la Sabana, siempre tuvo el sueño de vivir en Italia, pues es la tierra de sus ancestros maternos, fue así como siguiendo su instinto y esa pasión por los aromas, los sabores que heredó de su mamá, Gina Gnecco, se embarcó en la idea de conseguir un diploma en Management e Bar di Montaggio e Ristoranti en la Escuela Gato Dumas en Bogotá, para luego dar el gran salto a Milán.


Ahora, disfrutando de un delicioso spritz, en un bar tradicional del Naviglio, Alejandro me cuenta que su primer trabajo informal lo realizó muy cerca de donde hizo su curso de pizza, sonriendo relata: “cada mañana iba a ese bar a tomar el clásico caffe expresso italiano, tradición que sigo al menos dos o tres veces al día, los propietarios eran una pareja de jóvenes milaneses, muy simpáticos, con quien hice una buena amistad, la cual comenzó con la típica pregunta que le hacen a un extranjero: “come mai sei a Milano o in Italia?” Entonces le conté un poco sobre mi vida, hasta que les propuse que me enseñaran hacer capuccino y a practicar mi habilidad como barista. Ellos me pidieron que viniera por quince días gratis”.


Como buen colombiano, Alejandro se le midió al reto, después de todo practicaba como barista, mejoraba su italiano y de ñapa se ganaba tanto el desayuno como el almuerzo, algo perfecto para él, pues como es natural, trataba de cuidar sus devaluados pesos colombianos al máximo. Con calma agrega: “pasaron esas dos semanas, terminé mi curso de pizza y empezó mi odisea para conseguir un trabajo en Milán, gracias a eso me conocí toda esta ciudad. Un día vi una terraza preciosa con unas mesas en arcillas dibujadas, muy particulares, entré para hablar con el propietario, me presenté y enseguida me dijo que necesitaba un barista. Sin dudar acepté trabajar para Petit Bistro, un sitio muy frecuentado por la farándula europea, creo que hice muchos cocteles a celebridades, sin saber quiénes eran”.


Nos falta valorar los alimentos colombianos

Alejandro trabaja actualmente en Cavoli a Merenda, una experiencia que lo llena de orgullo, pues su terraza es catalogada como una de las cuatro mejores en Italia, además el restaurante se hospeda en el edificio Patricio que data del año 1700, conserva ese ambiente antiguo, clásico y tradicional, con un menú que cambia cada semana dependiendo la estación del año y la carta de vinos es escogida por un experto sommeleier, es reconocido por garantizar a los clientes la calidad y frescura de cada alimento.
A pesar de que sus clientes son personas muy exigentes, que difícilmente le perdonan a los chefs dos errores seguidos, el chef colombiano se siente satisfecho, porque es la única manera de exigir lo mejor de sí mismo. Además, trabajar con la chef ejecutiva Vanessa Viscardi, como sous chef ha sido una experiencia gratificante, pues los une la misma pasión por la gastronomía, después de todo ambos abandonaron sus respectivas profesiones para ir en busca de sus sueños.


Al preguntarle qué ha sido lo más difícil en este aprendizaje, Alejandro no duda en responder: “cada día se aprende algo nuevo, he visto mi crecimiento, porque la gastronomía en Italia es muy rica y variada. Creo que ni los mismos chefs italianos la conocen toda, pues cada región, ciudad o pueblo tiene su riqueza gastronómica. Ha sido una experiencia espectacular, pero en la cocina existe una jerarquía y es como un campo de batalla, todos quieren mandar, opinar, entonces debes ganarte el respeto con tu capacidad de trabajo y lograr posicionarte”.

Para el chef colombiano la cocina italiana está ligada al aspecto cultural, en cada uno de los italianos existe ese aprecio a unos alimentos, que él jamás había vivido, por eso afirma: “la cocina italiana es algo que se lleva en la sangre, aquí te hacen aprender a vivir esto, los extranjeros creemos que solo es pizza, pasta o gelato, pero te das cuenta que es algo que llevan dentro, en su ADN y te enseñan a darle valor al más mínimo ingrediente”.


Mi siguiente pregunta no lo toma por sorpresa, ¿a qué chefs admiras? Por eso rápidamente dice: “a Massimo Bottura por su insistencia en el momento que abrió La Osteria Francescana en Modena Italia, que era una sociedad muy tradicional y llegó con sus platos poco convencionales para cambiar ese esquema de pensamiento. También siento gran admiración por Matías Perdomo un uruguayo que llegó a Italia y gracias a su creatividad se ha posicionado como uno de los mejores”

Miércoles, 31 Agosto 2016 15:24

¿Quieres abrir las memorias de tu alma?

@NataliaGnecco

¿Quién soy? ¿Cuál es mi misión en la vida? ¿Por qué no me llegan buenas oportunidades como a los demás? ¿Por qué siempre encuentro el mismo patrón de hombre/ mujer en mi vida sentimental? Estas y muchas preguntas frecuentes que nos hacemos cuando deseamos descubrir una manera de mejorar la vida y caminar en la dirección correcta, pueden tener una respuesta a través losRegistros Akáshicos.

Miércoles, 24 Agosto 2016 21:21

¿Cómo nos estamos preparando para el futuro?

@NataliaGnecco

Si Charles Chaplin estuviera vivo, su discurso visionario sobre un hombre amenazado y al servicio de las máquinas que tantos aplausos obtuvo en el largometraje Tiempos Modernos (1936) sería una reflexión más para los expertos hoy, que no dejan de preguntarse si los robots son capaces de hacer casi cualquier trabajo que un humano puede realizar, entonces ¿qué haremos los seres humanos?

Viernes, 19 Agosto 2016 13:20

Poets of Love and Exile


Lumbre y Relumbre
Editors: Julio Torres-Recinos, Margarita Feliciano
Publisher: Lugar Común
Ottawa, 2013
Review by Natalia Gnecco


Its literary compositions span from Vancouver to Fredericton, passing through Calgary, Saskatoon, Ottawa, Toronto, London and Montreal, touching us along the way with an exquisiteness of language that evokes themes as sublime as the longing for a lost love, and even experiences as challenging as immigrating to a foreign country without losing one’s identity.


Nineteen poets lay their souls bare under the direction of fellow wordsmiths Julio Torres-Recinos and Margarita Feliciano in the book Lumbre y Relumbre, a selected anthology of Hispanic Canadian poetry. Nohora Viviana Cardona, Claudio Duran, Hugh Hazelton, Constanza Duran Vidal, Jesus Maya, Jorge Nef, Margarita Feliciano, Teobaldo Noriega, Natalio Ohanna, Nela Rio, Marcelo Puente Espil, Omar Alexis Ramos, Carmen Rodríguez, Alejandro Saravia, Lady Rojas Bier Vargas Benavente, Luis A. Torres, Javier Vargas de Luna and Norberto Velásquez are all brought together here to share with us their poetic art.


Through the use of questionnaires, Torres-Recinos and Feliciano offer us some pertinent details about these authors who fight for the preservation of the Spanish language and champion the Latin American collective memory in Canada, as their lines resonate with their love for their different countries of origin: Mexico, El Salvador, Colombia, Peru, Argentina, Bolivia and Chile.


And amidst this group appears Hugh Hazelton, a professor, translator, literary critic, writer and poet originally from the United States, who is an adopted son of Canada, but with a Latino heart. Through his vast experience with Latin American literature he became the sponsor of many Latino writers who arrived in Quebec with a longing to pick up the pen once again. His love of letters has been reflected in his regular participation in the Bohemian nights organized in Montreal by the unforgettable Sofía Bitrán at what was then the Volver restaurant, and now in La Petite Marche. As an immigrant himself, Hugh supports many cultural initiatives, as he did for me as founder and president of LatinArte, when I invited him to participate in our conferences of poets in 2009 and 2010.His place at the heart of Hispanic literature in Canada is beyond question, which is why his poems “Revesmundo” “Náufrago”, “Manos del mar”, “Llegan” and “Antimateria” are well worth a read to catch a close glimpse of his profound reflections on life.


And as extraordinary as Hazelton’s literary trajectory has been, no less so is that of the co-editor of this book, Julio Torres-Recinos, who has lived in Canada since 1988 and is associate professor at University of Saskatchewan, where he teaches language and literature.Julio is an acclaimed poet whose work has been translated into English, Italian and French. His accomplice in this literary adventure, Margarita Feliciano, is another outstanding figure in the Hispanic Canadian community, a professor of Spanish and director of the Spanish-language cultural association Celebración Cultural del Idioma Español founded in 1992, which organizes the Festival of Images and Words each year in Toronto.


Margarita is a poet, critic and literary translator of Italo-Argentine origin who has been based in Canada since 1969. She was recognized as one of the ten most influential Hispanics in Canada in 2008, among many other distinctions. Her poems in this collection, “Alfonsina”, “La Gaviota” and “Reflexión”, invite us into her inner world, to discover her in each line she uses to honour memory, longing and love.


Of course, a summary of 293 pages of extraordinary poetry would be a titanic task, but my purpose here is merely to invite you to engage in the positive, inspiring and intellectually rewarding exercise of reading this book. To this end, I decided to pick out a few poems at random and thus came upon Jorge Nef, whose biography remarks that “his work has been very well received but not very well promoted.” His poems, such as “Destierro”, “Conversación”, “Miradas”, “Tarde azul” and “Premonición”, are short, simple, harmonious and sublime in every sense of the word. Nef writes of the earth, of longing, of the landscape, and of rootlessness in a very personal way, employing a traditional meter that goes straight to the heart.


And then there’s Alejandro Saravia, who claims that one of the biggest challenges of life in Canada has been the agonizing endeavour to get published, with no distribution networks and only the help of friends. His poem, “Esperando a Antonia” is romantic, exquisite, dedicated to the duality of a woman’s feelings.
Lumbre y Relumbre is a book that needs to be read again and again, to go on discovering metaphors, sensations, similes and onomatopoeias that express themes as transcendent as they are subtle. A few that I read with particular interest and amazement were Marcelo Puente Espil’s “Exilio”; Julio Torres-Recinos’ “Vamos a dividirnos la ciudad”, or “Pregúntale a este cielo” by Teobaldo Noriega, a dear friend and a great literary critic who unhesitatingly affirms that “writing emerges simultaneously out of longing”.


And all this is not to forget another great colleague, Omar Alexis, with his existentialist, urban themes that shake us out of lethargy, thanks to his irreverent, masterful and multifaceted character, qualities that are so important to be able to stand out in the world of immigrants in Canada.


I could not conclude this review without highlighting the unmatchable quality of the female contribution to this anthology. But one example is the Chilean writer Carmen Rodríguez, who explains that the greatest challenge for her in Canada has been bilingualism, but that she has tackled it as a positive experience. I loved her poem “Benedetti no se muere”, which, with lines like “…Ese enemigo feroz de olvidos y silencios vive en el mar de la memoria…” [“…that fierce enemy of forgetting and silences lives in the sea of memory…”] is, quite simply, sublime.

 

Translated by Martin Boyd

 

Miércoles, 17 Agosto 2016 22:03

En el cielo no hay hospital


@NataliaGnecco
Las luces del escenario iluminaron con intensidad el rostro del artista Juan Luis Guerra cuando recibió sus antorchas de plata y oro en el anfiteatro de la Quinta Vergara en el Festival de Villa del Mar de 2012. Emocionado, con los aplausos del público aún retumbando en sus oídos, Guerra anunció el más reciente merengue de su colección cristiana, que al día siguiente salía a la venta. Aferrando el micrófono a sus manos cantó:


Gracias al Dios bendito yo fui sanado de todo stress
Me curó de la sinusitis y la migraña que bueno es El
Me sacó de la depresión y ahora yo le bailo en un solo pie
y no me duele la cinturita, ay! que rico…


Han pasado cuatro años del lanzamiento de este increíble tema que todavía nos pone a bailar con solo escuchar las primeras notas del saxofón y si bien algunos piensan que se trata de una letra bonita para guarachear, otros han decido pasar de la pista de baile a la búsqueda de esa sanación, que asegura Juan Luis no es un cuento, sino cuestión de fe. ¿Pero a dónde van a sanarse? ¿Cómo acercarse más a Dios para recibir esta bendición?


Peregrinos colombianos y extranjeros han encontrado ese lugar en pleno territorio boyacense, ese mismo en donde se libraron las batallas determinantes para la independencia de Colombia, se trata de Soracá, un municipio cercano a Tunja donde se encuentra el Santuario de la Virgen Nuestra Señora de la Esperanza, allí se realizan las misas de sanación del sacerdote Álvaro de Jesús Puerta, quien al parecer se le adelantó 25 años al artista dominicano para revelarnos su versión de En el cielo no hay hospital.

La primera vez que escuché hablar sobre este sitio fue gracias a mi profesor de pilates, quien me confesó que en una de las misas del Padre Puerta recibió la sanación de su sentido del olfato, el cual había perdido durante cuatro años a causa de una intervención quirúrgica. Recordando ese momento Víctor me cuenta: “yo me entregué a las oraciones y de repente sentí un calor muy fuerte, me caían gotas de sudor por todo el cuerpo. Al día siguiente cuando regresé a la oficina descubrí que podía oler de nuevo.”


Existen muchos testimonios de personas curadas de cáncer, sida, epilepsia, Alzheimer, Parkinson, tiroides, páncreas, colon, riñones, hígado, incluso madres que han recobrado la fertilidad, auténticos milagros, que se han dado por la fe, como niños que han sido desahuciados y han traído sus exámenes médicos en donde se ha desaparecido un tumor o una enfermedad.


Los milagros comienzan con una bendición de Dios, así lo afirma el Padre Puerta, quien se siente afortunado por el don de sanación que recibió luego de la revelación de Jesús de Nazareth. Sanar a los enfermos, imponer las manos y liberar a los oprimidos del demonio ha sido una constante rutina en la vida del sacerdote, quien afirma que la ayuda que más le piden los peregrinos cuando llegan a Soracá es de índole espiritual.


Pidamos con alegría


El frío de la madrugada no impidió hablar un poco con las personas congregadas para la peregrinación del primer sábado de agosto. A mi lado estaba Magaly, una señora bogotana a quien le diagnosticaron cáncer de tiroides, enfermedad que viene padeciendo hace seis meses bajo una atención médica bastante irregular por parte de su EPS, lo cual la tiene desesperada, por eso no dudó en ir en búsqueda de su sanación.


La charla se interrumpió por el rosario de aurora que dirigió Cecilia nuestra guía, ella nos advirtió que alrededor de 20 mil personas estarían en la misa, por eso era importante madrugar para hacer nuestras peticiones de rodillas ante la imagen de la Virgen. Fue así como con los primeros rayos de sol que se filtraban en la espesa neblina llegamos a Soracá, un pueblo rodeado de verdes montañas y caminos empinados que atraviesan en procesión muchos creyentes para subir al santuario, dejando a su paso vendedores ambulantes que ofrecen desde rosarios, novenas, escapularios, imágenes de la virgen, de Jesús de Nazareth hasta comida típica y artesanías de la región.


Minuto a minuto iban llegando peregrinos de muchos rincones de Colombia y de países como México, Panamá, Venezuela y Estados Unidos, Alemania, quienes se unieron a los cantos de alabanzas previos al rosario de las nueve de la mañana. El padre Álvaro Puerta hizo su aparición y al saludar dijo: “hay que aprender a sonreírse con Dios, quien llora o vive atormentado no hace una buena oración, se ahoga en la desesperanza, la mejor oración es morirse de la risa. Pidamos con alegría, que la providencia está a la mano”.

Al terminar el quinto misterio gozoso, el Padre anunció que la Virgen estaba presente y nos invitó a respirar profundo para sentir una suave brisa en medio de la multitud, que automáticamente comenzó a aplaudir. Acto seguido en un ritual que se conoce como la danza del sol, el párroco nos explicó que las nubes se movían para darle paso al sol, que buscaba un espacio para brillar en la inmensidad y confirmar así la presencia de la madre de Jesús. Todos nos concentramos en mirar hacia arriba para observar ese fenómeno natural, la gente grabó videos, tomó fotos, tratando de ver la centellante luz. Al final muchos captamos hermosas imágenes sagradas en el cielo.


En medio de un sepulcral silencio, el Padre reveló mensajes de la Virgen, quien, a pesar de estar complacida por la nutrida asistencia, pidió mucha paciencia a cada uno de los peregrinos porque todas nuestras plegarias serían atendidas. Asimismo, elPadre Puerta nos compartió una inmensa tristeza que embargaba a la Señora, porque su hijo sufre por la maldad de los hombres y por eso es necesario una peste que llegará a todos los rincones del mundo y acabará con muchas vidas. La Virgen se despidió pidiendo que oráramos por el mundo entero.


La fe no pelea con la razón

Al finalizar las letanías del rosario, el santuario ya estaba a reventar. Escasamente había por donde transitar en medio de tantos jóvenes, niños, ancianos y familias enteras que se instalaban en la montaña para esperar la ceremonia litúrgica. No en vano el Padre Puerta he sido párroco de comunidades campesinas, aisladas de asistencia médica, quienes han visto en él un sanador.


Durante la hora del almuerzo me tropecé con Clara, una mujer de 59 años, quien aseguró que estaba como un roble gracias a las misas de sanación del padre Álvaro Puerta, sonriendo me dijo: “mi hijo fue sanado de migraña, cuando los médicos ya me habían dicho que debíamos vivir con esa enfermedad, pero un día lo traje a Soracá y el Padre nombró a quienes padecían de esa enfermedad y lo curó a través de Jesús de Nazaret”.


Por su parte, Álvaro y Cecilia, una pareja que viene desde Socorro Santander todos los primeros sábados del mes, me cuenta que siguen al Padre desde cuando oficiaba enMotavita y pueden dar fe que ha sanado mucha gente, además lo apoyan en todas las obras sociales, como los regalitos de navidad para llevar a los niños pobres del Chocó.

Después de repartir la comunión entre la multitud, el Padre Puerta regresa emocionado de haber compartido con tantos feligreses y haciendo uso de su don de la palabra proclama: “Jesús de Nazareth actúa a través de mi cuerpo, soy el sacerdote que más ha impuesto manos en Colombia, la fe nos enseña que, sin verlo creemos en él. A pesar de mis padecimientos, mis cirugías o mi estado de coma, durante estos 25 años no he dejado de trabajar por él, por eso dedicaré toda mi vida a ustedes.


De rodillas frente al cuadro de Jesús de Nazareth llega el momento más esperado por todos los feligreses, el Padre Puerta contempla la imagen sagrada y nos dice: “enamórense de Jesucristo, esta vida es muy dura, la enfermedad sin Cristo es aún más dolorosa. No miremos siempre para abajo, miremos para arriba, lo más bello está sobre mis pies, el que mira para abajo tiene miedo, hay que mirar al cielo, el cielo existe, es una bella realidad, debemos volar, trascender”.


Sin apartar la mirada del cuadro de Jesús de Nazaret le pide que derrame sanación sobre todos los asistentes, porque ese santuario es como un hospital en medio de las montañas, donde muchos son curados de cuerpo y alma. Como si estuviera confesándose con la multitud, el Padre afirma que lo único que les dice a las personas cuando les impone las manos es: “Cristo te ama, Cristo te bendice, por el poder de sus llagas te ha sanado”.

Es difícil calcular cuántos minutos estuvo el Padre Álvaro arrodillado pidiendo sanación por todos los peregrinos, en medio de esa especie de diálogo divino, pero ese sábado tres personas se levantaron de sus sillas de ruedas, en medio de una lluvia de aplausos, que confirman el milagro de sanación.
Sus palabras finales son: “los he sanado”. Esta es la señal que siempre espera el sacerdote escuchar de Jesús de Nazareth para dar por terminada la peregrinación. Los testimonios de sanación llegan a sus oídos después y ante la incredulidad de la gente, el Padre Álvaro se limita a recordar las palabras del beato, su Santidad Juan Pablo II, “la fe no tiene que pelear con la razón, ni la razón con la fe.”


El camino de regreso es una eterna procesión de personas que llegaron con el solo propósito de acercarse más a Dios, orar y sentir el poder de sanación en ellos. Al despedirse el Padre Puerta nos pide tener gratitud infinita con Dios, entre mejor nos sintamos, más debemos apegarnos a él. Me dice Víctor, quien desde su sanación no ha dejado de asistir a Soracá, que una vez terminada la ceremonia litúrgica muchos ignoran cuál ha sido la parte de su cuerpo que ha sanado, pero miles regresan por más bendiciones. Once días después la peregrinación, yo no siento el síndrome de ojo seco, que padezco desde hace mucho tiempo. Mejor dicho, estoy como Juan Luis Guerra, ¡bailando en un solo pie!

Fotos: uvnimg.com- El Tiempo- Boyacá Radio- vo.msecnd.net

Más información peregrinación: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Jueves, 04 Agosto 2016 21:45

¿Qué nos falta para el desminado?

Sudando, bajo la protección de un chaleco a prueba de explosivos y una máscara irrompible, Noralba Guarin se arrodilla con una pala en la mano para raspar la tierra dura que cubre una ladera boscosa en San Rafael. Algunos piensan que con la lluvia las minas se dañan, pero aún si se moja es difícil saber si está desactivada, a veces están impermeabilizadas, unos explosivos se mojan, pero otros no. Pero nada de esto detiene a esta viuda, madre de dos hijos para recuperar cultivos, caminos o veredas en Antioquia, bajo la instrucción de Halo Trust. 

Miércoles, 27 Julio 2016 16:57

Lecciones sobre infidelidad con el mismo sexo

@NataliaGnecco

Las terrazas de la Zona T estaban repletas de gente que disfrutaba el sol, el aire libre y seguía con la mirada la moda capitalina, esa que puede ir de la pinta más chic a la más retro, minimalista o loba. De repente mientras saboreábamos otra ronda de gin tonic en el restaurante Balzac, un gran alboroto se sintió en Pravda, acompañado de inusuales agravios.


“Vamos a defender nuestro, amor” fue la frase que repetía un joven, mientras su amante, un hombre entrado en años sostenía su mano inmóvil ante los gritos desesperados de la esposa engañada, quien cegada por la confusión, no le importó ventilar en un lugar público la traición de la cual fue víctima. Unos filmaban la escena, otros tomaban fotos descaradamente, algunos murmuraban y se fue aglutinando tanta gente afuera del restaurante, que fue imposible no enterarnos de la situación que parecía una escena extraída de una película de Pedro Almodovar: un universo propio, identificable, con un tema centrado en la homosexualidad.


El episodio nos dejó boquiabiertos, de solo imaginarnos cómo reaccionaríamos si nuestra pareja nos engañara con una persona de su mismo sexo. Lo curioso es que según una investigación realizada por el periódico británico The Sunday Times, que un tercero cause la ruptura matrimonial y no sea el habitual ” otra mujer” u “otro hombre “, ya no es descabellado, incluso abogados especializados en familia dicen que han estado viendo más matrimonios disolverse a causa de una aventura con alguien del mismo sexo.


The Sunday Times entrevistó a veinte abogados e investigadores privados y todos coincidieron en que esta causal de divorcio va en aumento, de hecho manejan uno o dos de esos casos al año, que hace 10 a 15 años ni se presentaban, a lo sumo, era solo un caso rara vez en varios años. Juristas y asesores afirman que la mayoría de sus clientes son gays , lesbianas o bisexuales , que reprimieron sus sentimientos para adaptarse a las normas sociales o complacer a sus padres casándose y teniendo hijos . Pero ante el espectro de una sociedad más abierta, muchos se están saliendo del clóset para actuar conforme a sus sentimientos.


¿Quiénes son más tolerantes?

A más de una mujer que estaba en nuestra mesa le escuché decir que habrían protagonizado un escándalo mayor y quizás el hombre en cuestión habría terminado con más de un platillo volador en su cabeza. Pero en medio de la improvisada mesa redonda que se organizó alrededor de este tema, la primera en pasar al banquillo fue Hanna, de 49 años quien declaró: “me dolería en el alma encontrar a mi pareja con otro hombre, pero creo que sería peor verlo con una mujer, porque siempre nos comparamos, sufrimos con todos esos pensamientos. Javier, mi último marido era muy mujeriego, si me lo pillara enredado con otro tipo, me daría mucha risa, no dolor”.


Por su parte, Liliana de 47 años considera que el tema es muy complejo, con aplomo expresó: “creo que no puede llamarse infidelidad, hay que buscarle otro nombre., pues siempre he pensado que es posible restaurar una relación cuando hay una infidelidad normal, pero cuando hay una relación con personas del mismo sexo es totalmente diferente. Obviamente, en estos tiempos de tanta confusión y ausencia de valores un pensamiento como el mío puede parecer exageradamente conservador, pero rechazo el engaño, porque mentir sobre las preferencias sexuales me parece llevar la relación más allá del límite permitido”.

Sin perder un solo detalle de lo que afirma Liliana, su amiga y contemporánea, Helen considera que todo acto de infidelidad es considerado una traición, por lo tanto, genera dolor desde lo más profundo del corazón y tranquila explica: “el hecho que ese tercer ingrediente sea del mismo sexo, solo me haría reflexionar y pensar que estamos en una búsqueda constante de nosotros mismos. La condición de homosexualidad es tan válida como la heterosexual, yo sería misericordiosa y amorosa, como ser humano, por lo menos él encontró su verdadero amor desde la responsabilidad de criterios. Valoraría su acto.”


Desde la otra orilla, un reciente estudio de la Universidad de Texas asegura que un 50% de los hombres tienden más a seguir saliendo con una amiga que los ha engañado con otra mujer, que con una que los ha traicionado con otro hombre. Sin embargo, las mujeres muestran el patrón opuesto: ellas son más propensas a perdonar y continuar saliendo con un hombre que ha tenido una relación heterosexual, que con alguien que haya tenido una relación homosexual.

Al respecto, Daniel de 32 años se muestra favorable a este estudio norteamericano, pues considera que se sentiría muy afectado en su autoestima, llámese ego masculino, si su pareja sale con otro hombre en lugar de otra mujer, pues sería más difícil perdonarla y la desconfianza sería total. Por el contrario, Omar no se siente identificado con las estadísticas que arroja esta investigación, con ironía complementa: “¿tú te imaginas la escena?: Gordo lleva una botella de vino esta noche que mi amiga va a compartir con nosotros.”


Desde España Carlos, de 50 años, solo atina a bromear ante la pregunta y soltando una carcajada me dice: “si pillara a mi mujer con otra… mmm.. ¡sería interesante si me dejaran llevar una cámara!”. Pero asumiendo una posición más seria confirma que ha sido testigo de un caso particular: “recuerdo que un colombiano llegó con su mujer e hijas conoció a un español y se lió con él, con la “autorización” de su esposa. Ahora viven los dos aquí en Vitoria- Gasteiz y visitan periódicamente a las niñas en Colombia. Supe que la familia del chico español no está muy de acuerdo con esa modernidad, sobre todo porque él corre con todos los gastos de sus nuevos “parientes”. Unos lo llaman amor, pero la contraparte lo considera una desgracia como otra cualquiera. Mundos extraños para nuestras mentes conservadoras”.


La pregunta ahora es qué tan tolerantes serían los gays si su pareja les pone los cuernos con alguien diferente a sus preferencias sexuales, Alejandro de 31 años se presta a contestar mi pregunta: “la verdad he tenido relaciones con hombres casados, son muy varoniles, me encantan y podría decir que no me chocaría tanto si llegara a descubrir un affaire de mi pareja con una mujer, pero si es con otro hombre si me enterraría un dardo en el corazón.”

Sin cuestionar lo que opina Alejandro, Sebas de 28 años considera que ya superó esa etapa de desconfianzas, porque era muy posesivo, celoso y sufría demasiado, con una amplia sonrisa confiesa: “el amor es un contrato, yo he decidido amar lo bueno y no preocuparme por las aventuras o infidelidades que aparezcan en el camino. Además, es difícil cuidarle ese instinto animal a tu pareja.”


¿A salir del closet?
Es un hecho que el descubrimiento de que su esposo o esposa es gay o lesbiana es traumático, muchos de estos cónyuges optan por pedir el divorcio. Los investigadores privados consultados por The Sunday Times dicen que la proliferación de las redes sociales y sitios web de citas ha hecho que sea más fácil de buscar y establecer estas relaciones, especialmente para los hombres homosexuales.


Contrario a lo que muchos creíamos, el adulterio no es citado como causa de divorcio en casos de infidelidad que involucran parejas del mismo sexo, los clientes afectados presentan la demanda alegando ” comportamiento irracional “, que podría ser interpretado como esa imposibilidad de algunas personas de reconocer que tienen una preferencia sexual distinta a la tradicional, en otras palabras al temor de salir del closet , o el “coming out” o como dicen en Francia a “sortir du placard”, una decisión que ya tiene una fecha en el calendario, pues el 11 de octubre se celebra mundialmente el día para salir del armario.


Pero como todo tiene un proceso, me atrevo a decir que vamos a presenciar muchas más escenas como la de Pravda, porque sigue siendo difícil tanto para hombres como mujeres colombianas contrariar la voluntad de sus familias, superar los cánones sociales o ignorar el machismo. Lo cierto es que será inevitable que aumenten en Colombia los casos de divorcios por terceras personas del mismo sexo, alimentados quizás por casos aparentemente exitosos, como los del mundo del espectáculo.


Recordemos que una de las historias recientes que más han acaparado la atención del público es la de Bruce Jenner, quien pasó de icono olímpico, famoso padrastro de las Kardashian a mujer trans. Caitlyn además de convertirse en la celebridad más publicitada del planeta, de protagonizar la portada de Vanity Fair, afrontó con su familia (detrás de cámaras) muchos miedos, dudas, pruebas de amor, de coraje, con las tensiones y traumas que implica este cambio tan drástico. Después de todo, la vida no es color de rosa.


Fotos: huffingtonpost.com – straitstimes.com- askmen.com- soc.ucsb.edu
i1123.photobucket.com- huzlers.com

Lunes, 25 Julio 2016 15:41

De tal amo tal perro


@NataliaGnecco

Recuerdo que un día tomé un taxi en Montreal para acudir a una cita de trabajo y el conductor, de origen marroquí venía escuchando la noticia sobre la muerte de un bebé: una joven de 17 años que vivía en Saint-Hyacinthe salió a fumarse un cigarrillo y dejó a su hija de 21 días de nacida al cuidado de su perro Husky Sibereano, con tan mala suerte que el animal mató a la recién nacida.