Martes, 15 Agosto 2017 22:00

David Janna brilla en China

Written by

@NataliaGnecco

El día más especial en la vida de David por fin llegó. No se detuvo en pensar cómo lucir la túnica negra, o qué vestido entero escoger para combinar con la toga, el birrete y la borla. Tampoco lo desvelaba la fiesta con sus amigos. Solo deseaba que su discurso saliera perfecto, frente al director Chen Qun y los 9.000 estudiantes de todas las facultades de ECNU East China Normal University, quienes al igual que su familia, deseaban escuchar al representante de los graduados de 2017.


Dotado de mucha espontaneidad y un increíble dominio del mandarín David Janna no escatimó palabras para agradecerle a la universidad la oportunidad de graduarse de Comercio Internacional en Shanghái, meta que logró después de convertirse en bachiller del Colegio Nueva Granada en el 2012 y estudiar becado en el Instituto Confucio en Bogotá. Lejos estaba de imaginar que no estudiaría en Estados Unidos sino en China, gracias a una beca otorgada por ECNU.

La lluvia de aplausos en el campus no se hizo esperar, fue muy emocionante. Hoy, en medio de unas merecidas vacaciones David lo recuerda diciendo: “no me arrepiento de mi decisión, porque las puertas que abre China a los extranjeros es enorme. Logré ser vocero en la ceremonia, no solo por mi rendimiento académico, también evaluaron mi trabajo social, los eventos en donde participé y mi entrega como deportista. Es decir, todo lo que le brindé a la universidad”.

Graduado como uno de los estudiantes más destacados de su facultad, Janna afirma que gracias a ECNU obtuvo muchos beneficios, el más reciente es haber sido seleccionado para estudiar becado su maestría Chinese Politics, Foreign Policy and International Relations en Tsinghua University de Beijing, la universidad más prestigiosa de China, incluida en el ranking de las mejores del mundo. Pocos colombianos han logrado ingresar, lo cual significa un orgullo para él porque siempre quiere dejar en el alto el nombre de Colombia.
Me adapto a todo

La trayectoria de David Janna es bastante amplia: se graduó con honores, como estudiante de intercambio en la Universidad de Sheffield del Reino Unido; recibió la beca individual distinguida de estudiantes de la ECNU y trabajó como primer jefe de la División Internacional del Consejo Estudiantil de ICCS, desarrollando programas de intercambio para estudiantes chinos y extranjeros. Allí se destacó por organizar y presentar eventos culturales, cuando participó en el Festival Cultural Internacional de ECNU hizo un stand sobre la cultura colombiana.

En el verano de 2014, David fue uno de los pocos estudiantes elegidos como voluntario extranjero de ECNU para enseñar inglés y deportes en una escuela primaria en la provincia de Yunnan, cerca de la frontera con Vietnam. Posteriormente, fue representante en el 16º Congreso de la Federación de Estudiantes de Shanghái, delegado especialmente por su universidad para hablar sobre "el nivel de adaptación de estudiantes internacionales a la vida urbana y del campus en China".

En el 2015 se convirtió en uno de los “influenciadores” más importantes de su universidad y fue entrevistado por un canal mundial de la estación de televisión de Shanghái para expresar su opinión frente a la nueva política de visas de China para los estudiantes internacionales, que les permite tener acceso al trabajo, la cual hizo parte de un documental. Recientemente, en la conferencia de negocios de 2017 expuso el tema: “How to Create a Business Platform in China”.

Sumado a todo este currículo, los profesores exaltaron su capacidad para recitar los valores socialistas de China: prosperidad, democracia, civilidad, armonía, libertad, igualdad, justicia, estado de derecho, patriotismo, dedicación, integridad y amistad, algo que resulta difícil de hacer para los mismos chinos. Cuando le pregunto cómo pudo integrarse tan bien, suelta una sonrisa: “yo soy como el agua, me adapto a todo. Así decía Bruce Lee”.

Economía, cultura y algo más

Para nadie es un secreto que China es un país con un sistema muy estricto, por eso al hablar de normas David no titubea: “en la Universidad te preguntan: ¿usted acepta seguir las reglas? Entonces es nuestra responsabilidad informarnos. China es un país que castiga severamente los delitos relacionados con narcotráfico, allá la ley se debe cumplir”.

David afirma que en China se siente muy seguro, porque todos siguen las mismas reglas, nadie tiene corona. Esto no impide que se presenten casos como el nuestro, de “usted no sabe quién soy yo”, por eso me refiere uno muy famoso: “un joven se accidentó, mató a una estudiante, se iba a escapar, pero la policía llegó y se le ocurrió mencionar su parentesco con Li Gang, un alto miembro del gobierno chino. A su padre lo despidieron del trabajo, porque la imagen del Gobierno debe ser perfecta, el joven fue arrestado y la noticia se viralizó con el meme: “mi papá es Li Gang”.

Para entender un poco más la sociedad que lo rodea, me explica que los jóvenes de su edad, tienen padres y abuelos que vivieron la revolución cultural china, una época donde el pueblo fue muy oprimido, pues Mao dio la orden a todos de ir al campo a trabajar, hasta las universidades cerraron y afirma: “los chinos de mi generación son muy conservadores, el afecto físico no es común, tuve una novia y le di un beso en la mejilla, e inmediatamente me dijo: no me hagas eso”.

Las diferencias culturales existen, pero a través de su experiencia, el joven colombiano ha logrado vencer las barreras. Estereotipos como todos los productos chinos son todos defectuosos, de mala calidad, o que los chinos son tramposos, ladrones, etc, etc, contrastan con la manera como el Gobierno se muestra recíproco con el pueblo, pues ha logrado sacar a millones de personas de la pobreza extrema. Los chinos ven el trabajo con orgullo, es su manera de sobrevivir y no se quejan al respecto.

Prueba de ello es Foxconn, una casa de ensamble sorprendente, la cual se convirtió en una ciudadela gigante, donde viven y trabajan sus operarios. David explica que la gente solo dice que se fabrica en China porque la mano de obra es muy barata. Sin embargo, las multinacionales no solo exigen bajos costos, sino alta producción. Con calma explica: “si Nike necesita un millón de zapatos, ¿quién los hace de un día, para otro? Solo China tiene esa capacidad: mano de obra barata y rapidez.

Retrocediendo en la historia, Janna relata que el éxito del Gobierno radica en que ellos han conservado sus fundamentos ideológicos, pero capitalizaron su economía y agrega: “en 1978 el líder más poderoso de China, Deng Xiaoping situó a su país en la senda de la modernización gracias a su política de reforma económica y apertura al exterior, por eso llegaron empresas extranjeras a China, pero por ley debían aliarse con una empresa china a través de un acuerdo comercial o “Joint Venture”, y dejarles un porcentaje mayoritario.

Por eso hoy China sigue posicionada como la segunda economía mundial y en el primer trimestre de 2017 creció un 6,9%”. Adicionalmente, es líder mundial en valor bruto de producción industrial y dentro de sus principales industrias están la minería, maquinaria, productos químicos, equipos de transporte, productos de consumo, equipos de telecomunicaciones y electrónica".

Y ¿qué pasa con el acceso a Google, Facebook, Twitter o Instagram? Arqueando las cejas David responde: “mira, los chinos han creado todo para ellos, tienen su propio Google que se llama “baidu” y para Facebook utilizan “weibo”. Lo ideal es utilizar un VPN (red privada virtual) e instalarlo antes de aterrizar en el país, para asegurar el acceso a lo que usamos en el occidente, porque las redes locales de allá, solo están disponibles en mandarín.

Quiero aportar mucho a Colombia

David me lanza una pregunta: “¿cuántos colombianos conoces tú que hablen bien mandarín? Al notar que mi conocimiento es escaso, se emociona diciéndome: “después de graduarme de mi maestría, quiero buscarle becas a más estudiantes colombianos, abrirle esa ventana a mi país, porque te aseguro que si van a formarse a China, les va a ir mucho mejor que en Estados Unidos. Conozco a un estudiante colombiano, que por solo hablar mandarín gana $ 3 millones de pesos en Huawei la tercera empresa más grande del mundo en celulares, después de Apple y Samsung”.

David es enfático en afirmar que los colombianos siguen ensimismados en el sueño americano y añade: “si van a Francia, España Inglaterra ¿por qué no ir a China? Los Institutos Confucio están al alcance de universidades como Sergio Arboleda, Tadeo Lozano, Los Andes, o el Colegio Nueva Granada. La meta del gobierno chino es expandir su cultura y el mandarín por el mundo, ellos te dicen venga para acá, lo becamos, tenemos recursos. Tienen tanta liquidez que Estados Unidos le está debiendo 1.3 billones de dólares, en este momento”.

Como hace poco estuvo en Inglaterra, Janna cuenta que todas las bases de energía nuclear, las líneas de alta velocidad del tren las está financiando China y no entiende por qué en Bogotá seguimos con tantos problemas de movilidad. Con pesar asevera: “un grupo de empresarios chinos propuso hace tiempo la construcción del Metro sin pedir un peso, a cambio de una concesión por 20 años, pero a simple vista hay muchos intereses creados que no han permitido esta inversión”.

Antes de emprender su nuevo reto en Beijing, David Janna me confiesa que en su corazón siempre está Colombia, con emoción remata: “no es justo que ocupemos el quinto lugar de los países más corruptos del mundo, quiero volver para ayudar a gestar ese cambio que necesitamos. Por eso le digo a los jóvenes, si saben adaptarse y valorar lo que ellos hacen por ustedes, les va a ir súper bien en China”.

Fotos: archivos David- Janna
Agradecimientos especiales: Marian Janna

Read 57 times Last modified on Jueves, 31 Agosto 2017 17:03

Media

Leave a comment

Categories

    Recent Post