Natalia Gnecco

Natalia Gnecco

@NataliaGnecco

Viajar de Santa Marta a Barranquilla por carretera es disfrutar de manglares, aves y espejos de agua que contrastan con el fuerte oleaje del Mar Caribe y una inmensa ciénaga que evoca las historias del caño Clarín, lugar de tránsito obligado para quienes deseaban viajar del municipio de Ciénaga a la capital del Atlántico, hace muchos años cuando no había carretera, pues iban en chalupas atravesando los pueblos palafitos ubicados en mitad del complejo lagunar.

@NataliaGnecco

Cuentan que desde niño, a Jorge le gustaba volar muy alto. Con destreza subía a la copa de los árboles en las calurosas tardes de la Paz, algunas veces para escabullirse de los regaños de su mamá Delfina Oñate, otras, por el simple placer de escuchar su propia voz en la inmensidad del cielo.


@NataliaGnecco

Las aguas verdeazuladas de la laguna de Tota se resignaban a la presencia de una fuerte precipitación, a pesar de las amenazantes nubes grises que se posaban en el cielo.