Lunes, 07 Septiembre 2020 16:37

Líbano: un renacer a través del arte Featured

Written by

Renacer de las cenizas como el ave Fénix ha sido el destino del Líbano, una nación compuesta de cananeos, árabes, sirios, asirios, armenios, turcos, kurdos, coptos, que profesan diferentes credos

, pues sus habitantes son cristianos, musulmanes, suníes, católicos, drusos, ortodoxos y chiíes. Este mundo de civilizaciones Bizantino, Romano, Otomano, Árabes, Fenicios, superó quince años de guerra y ahora enfrenta una crisis económica, política, social que se exacerbó por la trágica explosión del puerto de Beirut.

Sin embargo, a más de un mes de conocerse esta triste noticia, desde Colombia Cindy Zawady periodista, gestora cultural y presidenta de la Alianza Francesa de Santa Marta envía un mensaje esperanzador con su exposición “Líbano, el rasgado Oriente de mi corazón”, una muestra fotográfica donde el arte visual juega con los paisajes y momentos del Líbano apoyado en una narrativa de sus vivencias y cotidianidades.

Zawady, quien hace una segunda entrega de este proyecto con 80 nuevas imágenes presenta la continuidad de la construcción de un legado libanés a través del hilo invisible de Colombia, Francia y el mismo Líbano, pues cada país demuestra su sentir libanés en una puesta de escena distinta. Francia desde sus lazos de amistad; Colombia desde su acogida migratoria y Líbano a partir de una mirada de quienes salen de su tierra para cruzar orillas para forjar sus sueños en otras sociedades.

La muestra fotográfica incluye paisajes rurales de bellas colinas, montañas increíbles, valles, lagos y ríos; personajes de pueblos pequeños y serenos, sus viviendas, tradiciones etc. Además hay una muestra del Líbano citadino representado por su capital Beirut y otras ciudades importantes como Zahle o Byblos, Sidón, Turno, Baalbeck, Aanjar que se conjugan en un universo de contrastes experimentado en las tomas fotográficas, dando como resultado una narrativa auténtica de sus cotidianidades.

Desde Bogotá, Cindy nos habla sobre esta exposición que ella define como una mirada sutil, cálida, amable, femenina, poética, sensible y a la vez nómada que pretende llevar una voz artísticamente valiente del Líbano por medio del arte visual, generando sensaciones y reencuentros tal vez muy personales. Además incluye imágenes ligadas de alguna forma al arte contemporáneo que a su vez es trabajado en un proceso de fotografía anciana, matizada con colores de la “belle époque”, pero ante sus ojos siempre estarán las historias del oriente mediterráneo y su caminar ante esta fabulosa migración colombiana.

Cindy, ¿cómo fue la dinámica de esta exposición virtual?
Esta vez fue más compleja tanto por la elaboración del trabajo artístico, como por mantener el verdadero horizonte de la parte humana y cálida, a través de unas fotografías narrativas, que es lo más emocionante en esta exposición. Lograr que todo pareciera cálido fue complejo, pero se volvió un reto fascinante para todo el equipo de trabajo, incluyendo la misión de la curadora digital.

¿Y cuál fue el mayor reto?
Creo que reflexionar sobre cómo superar esos pequeños miedos de cuándo todo se detiene, porque estábamos trabajando en el proyecto del Líbano y el mundo se paró en un segundo, pero me dije, es el momento para saltar a la virtualidad, a ese tetris imaginario, para que el público siga disfrutando de arte y cultura, con algún sentido cálido y de proximidad. Entonces surgió el reto de convertir este segundo volumen de la exposición que ya venía con éxito en el recorrido nacional, en una muestra itinerante en las pantallas digitales, saltar hacia esta barrera moderna y necesaria sin perder lo auténtico y original. Eso es fundamental.

¿Cómo se puede hacer el recorrido virtual?
Es fácil pueden acceder al Facebook de la Alianza Francesa de Barranquilla y ahí está publicada en sus eventos culturales, buscan "Libano el rasgado oriente del corazón", e ingresan de inmediato. También en la página web de la Alianza le pueden dar clic a este recorrido virtual en homenaje al hermoso país de los cedros.

El recorrido está ambientado con mucha música, ¿quién es la artista seleccionada?
Obviamente la música no podía faltar en este recorrido virtual, porque este proyecto está lleno de detalles y es fundamental para esta narrativa libanesa. Escogí a Fairuz, la musa de los cedros del Líbano, la voz más reconocida internacionalmente de este país, que se ha perpetuado a través del tiempo de nuestro amado Líbano. Las canciones seleccionadas, se presentan en pequeñas piezas y segmentos para sensibilizar ciertas fotografías y sus relatos, todo está previamente detallado, reflexionado para lograr la sensación que se quiere transmitir con cada espacio fotográfico, la expresión visual.

Al ingresar nos recibe una hermosa frase del poeta escritor, filósofo Khalil Gibrán. “Todo lo que el espíritu desea…el espíritu alcanza” ¿Cómo te ha influenciado su legado?
Khalil no solo ha inspirado mi proceso artístico, sino también mi propia vida, mi identidad como libanesa. Para mí es como si me rasgara el corazón cada una de sus historias, a través de su riqueza literaria, muy elevada espiritualmente también, esa literatura que traspasa la piel y por ende transforma sociedades. Admiro sus obras como El profeta, El tesoro, El vagabundo, El loco, etc y me encanta leerlo en francés. Su literatura tuvo un sello político, religioso, amoroso y humano, esto sin mencionar que fue un pintor maravilloso, de una exquisitez en su técnica y además un defensor del amor universal.

Los cedros están muy presentes en tus fotografías ¿Qué simbolizan en tu vida?
La verdad significan esa majestuosidad que tiene Líbano en sus paisajes, en su naturaleza, que trasciende en sus tradiciones e historias sagradas, recordemos que el cedro aparece como símbolo en la biblia, en la vida de Jesús y por ende en la energía ancestral que cubre todo Líbano, de norte a sur. Más íntimamente, fueron los cedros que me condujeron al Líbano, a rescatar las historias de mis ancestros y mi propia identidad.

¿Artísticamente cómo describes a Beirut, ese “París del Medio Oriente?
Beirut eterna, la Beirut nómada, la Beirut de los contrastes exquisitos y la diversidad cultural en todas sus manifestaciones. Así pasen destrucciones, guerras, bombardeos, tragedias, para mí es imposible que deje de ser la París de Medio Oriente, porque sencillamente su corazón latirá siempre con fuerza entre occidente y ese oriente mediterráneo por medio de su sociedad, una sociedad que mantendrá esa misma sed de mundo cosmopolita, en medio de su gran diversidad. Definitivamente el alma parisina de Beirut está en su esencia más profunda: “Sa magie, et son air parisien, son charme, et sa finesse".

¿Cómo interpretas la relación que siempre ha existido entre Francia y Líbano?
Beirut es una ciudad que después de la independencia del Líbano, no dejó de volcar sus ojos a Francia, existe una eterna amistad, e idilio de amor con relación a su buen vivir, su moda, su gastronomía y su universo cultural, el intercambio multicultural entre estas dos ciudades es fuerte y maravilloso. También podemos observar la presencia de una arquitectura francesa, almacenes y casa de la moda francesa en las calles de Beirut, los diseñadores libaneses están a la vanguardia de la moda y alta costura parisina.

Asimismo, se palpa el intercambio culinario, las pequeñas calles peatonales y llenas de adoquines, esa sed de belleza que siempre tienen las mujeres de Beirut y por supuesto el alma profunda de las actividades y eventos culturales...Todo esto nos evoca un poco esa alma parisina impregnada en el espíritu beirutino.

¿El idioma también los sigue uniendo?
En Líbano una inmensa mayoría habla francés como si fuera un idioma materno, al igual que el árabe libanés y eso hace una singularidad al entrar en algunos restaurantes, cafés o boutiques donde el saludo sea en las dos lenguas siempre. Además, en las calles se mezclan ambos idiomas creando una particular sonoridad, muy común y fascinante.

¿Y en cuanto al intercambio cultural?
Las relaciones culturales son quizás de las más fuertes de toda Europa. El intercambio de posibilidades artísticas entre los dos países es bastante imponente de parte y parte, siempre hay colaboración francesa en los grandes proyectos culturales del país y viceversa. En Francia hay un rescate por el Líbano y su orgullo cultural, es una amistad imparable y valiosa, lo cual podemos constatar con todo el apoyo del presidente Emmanuel Macron en esta tragedia en Beirut, pues ha sido increíble e incondicional, "Dos países hermanos, la fraternité". Recientemente Macron le otorgó la Medalla de Honor a nuestra Fairuz, el ícono más grande de la voz libanesa en el mundo.

Hay que abrazar al Líbano

Cindy el Líbano se encuentra muy devastado por la exposición, ¿cómo ha recibido esta exposición la comunidad libanesa en Colombia?
Pienso que la han recibido con gran satisfacción es un choque emocional sobre su identidad, de qué manera la manejan interiormente en sus familias, en sus hogares y a través de los recuerdos memorables de sus ancestros. La exposición busca exactamente eso...una catarsis interior mediante una visión de la fotografía artística y narrativa, es un despertar de la conciencia libanesa que está en cada uno de quienes venimos de esa migración nómada y fenicia. Es como mirar dentro del retrovisor de nuestras propias vidas de qué está hecha nuestra identidad, buscarla, abrazarla, reflexionarla y amarla para siempre.

¿Qué actividades han realizado en Colombia para ayudar a las víctimas de la explosión del pasado 4 de agosto?
En Colombia hay diferentes asociaciones libaneses siempre muy activas, como Las Damas Libanesas, los jóvenes libaneses Jucoli quienes están haciendo constantemente actividades y donaciones, La Unión Libanesa capitulo Colombia que se mueven a través de América Latina y por supuesto el Exarcado Maronita en cabeza de Monseñor Fadi todos han estado muy proactivos recaudando fondos y donaciones para los damnificados.

Los libaneses del Caribe Colombiano también están ayudando mediante donaciones al Líbano por medio de sus familiares y han estado muy activos mediáticamente. Hay que resaltar el papel de la Embajada de Francia en Colombia, pues a través del señor Embajador Gautier Mignot hizo una importante donación al Líbano.

¿Personalmente cómo te ha afectado la explosión en el puerto de Beirut?
Esta explosión marcó el desangre absoluto del caos de una sociedad que buscaba ser escuchada por su anterior crisis política, económica, social y ahora humana. Una explosión que se llevó centenares de vidas con ella, muchos fallecieron al instante, otros fueron muriendo en camas de hospitales porque sus cuerpos no resistieron; miles de heridos aún siguen muy graves y otros han ido recuperando sus cuerpos, pero quizás no sus hogares y mucho menos sus almas heridas.

Lamentablemente, una gran amiga mía falleció, fue encontrada bajo los escombros y como muchos otros su cuerpo no resistió. Tengo varios amigos con familiares fallecidos, desaparecidos, sus casas destrozadas, sus trabajos deshechos y ni qué decir de sus vidas en esta constante incertidumbre. Casas destruidas, edificios venidos abajo, inmuebles que hacen parte del patrimonio nacional totalmente acabados.

Es increíble y doloroso ver una ciudad que estaba saliendo poco a poco de su gran reconstrucción, después de la post guerra civil y luego de los ataques del 2006, lentamente se reponía, se volvía más fuerte y sublime en medio de sus grandes contrastes que la hacen única y mágica ante el oriente mediterráneo.

Finalmente, ¿qué mensaje le quieres enviar a tus paisanos en el Líbano?
Como periodista colombo Libanesa y artista, mi mensaje es el de la unión verdadera, una unión esperanzadora repleta de amor, sin condiciones ni brechas sensibles en las diferencias religiosas y sociales. Hay que abrazar al Líbano ahora más que nunca en el lenguaje de la igualdad, del respeto y tolerancia por el prójimo, aceptarnos en medio de nuestras grandes diferencias, para seguir reconstruyendo este bello pueblo. Si después de esta gran tragedia siguen los discursos desiguales y llenos de egoísmo social será imposible volver a comenzar, porque se requiere partir de cero, sin egos para restaurar el corazón roto de tantos libaneses dentro y fuera de su tierra amada.

Fotos: archivos Cindy Zawady

Read 178 times Last modified on Miércoles, 09 Septiembre 2020 01:17

1 comment

  • Comment Link Johnny Angel Jueves, 10 Septiembre 2020 00:40 posted by Johnny Angel

    Hola linda: muy interesante, en mi corrobora la buena imagen que me dejo esta comunidad en el pasado. Viví un tiempo en el exterior donde libaneses, sirios y varias nacionalidades de esa excelsa raza, me hicieron sentir más cómodo y olvidar un poco la calidad de extranjero. Su gastronomía me encanta y aprendí algo que aún preparo.

Leave a comment