Martes, 01 Octubre 2019 20:25

¿Por qué tanto odio?

Written by


@NataliaGnecco
A Plutarco se le atribuye la famosa frase “el odio es una tendencia a aprovechar

todas las ocasiones para perjudicar a los demás”.Hoy las palabras del biógrafo y ensayista griego, profesor de filosofía moral en Roma se ven reflejadas en la manera como este sentimiento ha hecho metástasis en Colombia desde las redes sociales, las campañas políticas, los medios de comunicación, las protestas estudiantiles o hasta cualquier partido de fútbol. El odio es un flagelo que sigue cultivándose en nuestra sociedad.

Esta tendencia a perjudicar a otros es un denominador común en muchos países del mundo, por ejemplo, la Comisión de Derechos de la Persona y Derechos de la Juventud de Quebec en Canadá publicó recientemente el resultado de un estudio sobre el odio que hizo parte del plan de acción del gobierno 2015-2018, el cual refleja la radicalización existente, con miras a prevenir, actuar, detectar y aprender a vivir todos juntos. La Comisión se centró en los actos de odio basado en raza, color, origen étnico o nacional y religión.

Es así como mientras en Quebec estudian actos de naturaleza xenófoba, especialmente islamófobo y lo definen como “una forma virulenta y particularmente grave de discriminación que resulta en manifestaciones extremos de emoción, hostilidad o aborrecimiento”, en Colombia la Organización de Paz y Reconciliación revela en su Tercer Informe de Violencia y Dinámica electoral 2019, que los políticos en contienda están ordenando eliminar físicamente a sus competidores. Prácticamente del debate de ideas hemos pasado a los asesinatos políticos. Un comportamiento reiterativo en la historia del país.

Tras la inscripción de candidatos, se desataron muchos hechos violentos, de hecho, El Tiempo publicó un balance de candidatos asesinados, incluyendo el de Karina García Sierra, la segunda aspirante del Partido Liberal ultimada, pero las denuncias de esta colectividad no dejan de llegar a la Fiscalía, prueba de ello es la del aspirante a la Alcaldía de Pasto, Javier Álvarez Montenegro, quien viene recibiendo mensajes intimidatorios y de manera constante.

En total hay amenazas electorales en 114 municipios de Colombia, ante lo cual el Ministro de Defensa afirma que se han tomado las medidas pertinentes para brindarles seguridad a los candidatos en lo que resta de la contienda electoral que nos llamará a las urnas el 27 de octubre. Si bien la violencia política en Colombia no nació ayer, ha tenido sus picos altos y bajos. El siglo XX, y lo corrido del siglo XXI, se han intensificado los conflictos relacionados con la violencia política y así lo sustenta Fernando Suárez, especialista en Estudios Políticos y candidato a magíster en Estudios Humanísticos de la Universidad EAFIT de Medellín.

Suárez nos da un panorama completo del origen de la violencia en Colombia, razones que ya conocemos de sobra: falta de participación política, inequidad, falta de acceso a la tierra, falta de oportunidades, falta de justicia, surgimiento de guerrillas, paramilitarismo, narcotráfico, escalonamiento del conflicto etc, etc. Un estudio valioso que unido a los documentos, testimonios orales, fotográficos y material audiovisual que nos ofrece el Centro de Memoria Histórica sobre las violaciones de que trata el artículo 147 de la Ley de Víctimas y restitución de Tierras es el perfecto antídoto para quien sufra de amnesia en nuestro país.

Lo triste es comprobar que, a pesar de tanta documentación sobre la realidad colombiana parecemos ese pueblo “que no conoce su historia y está condenado a repetirla”. Quizá, porque como sociedad civil no asumimos nuestra indiferencia, ni el odio que diariamente engendramos alrededor, un detonante del cual nunca nos ocupamos. Por eso vale la pena reflexionar sobre ¿qué tanto odio destilamos diariamente? ¿Desde nuestras columnas como periodistas, en los salones de clase como profesores o estudiantes, en medio de la contienda política, en nuestro lugar de trabajo y al mismo interior de nuestras familias?

Parece un ejercicio inerte, pero no lo es. El reciente titular “se enfrentaron a golpes seguidores de ‘El Mello’ y Caicedo en Aracataca” es un “wake up call” para nosotros como electores, porque no podemos aumentar más el odio entre quienes aspiran a la Gobernación del Magdalena. Y si por allá llueve por aquí no escampa, porque a los aspirantes a la alcaldía de Bogotá no se les confronta por sus ideas, sino por quien los odia más en twitter, cada tendencia que imponen los supuestos "seguidores” es un baldado de animadversión que sigue engendrando más y más violencia.

Ni qué decir de las protestas de los estudiantes, que proponen ser pacíficas, pero en medio de éstas se filtran encapuchados, envenenados con odio, atacando buses de transporte público y tratando de incendiar un instituto como el Icetex. ¿con qué fin? Si es cierto el rumor que están tratando de similar una Primavera Árabe desde las universidades de Bogotá para crear un efecto dominó en las del resto del país, pues ojalá sus ideólogos que están llevando de la mano a sus alumnos a marchar, no se dejen llevar por el odio que generan sus ambiciones personales, para crear una inestabilidad política que no necesitamos. ¡Deje así Gracias!

No puedo dejar de referirme al periodismo colombiano, manchado por tantas denuncias en torno a la ética de quienes ejercen como poseedores de la verdad revelada, lo que comprueba una vez más que no hay peor moralizador que aquel que moraliza. Estamos cansados de quienes usan sus espacios periodísticos para dar batallas jurídicas, manipular a la opinión pública, sembrar más odio, polarización y crear una especie de “victimhood culture” o la cultura de la victimización. Es decir, periodistas que se caen para que los levanten. ¡Ya basta!

Por eso mi admiración a María Resisa, quien pasó dos décadas trabajando como reportera investigadora, corresponsal extranjera, jefa de la oficina de Manila y Yakarta para CNN. Luego dirigió la división de noticias del canal de noticias de televisión más grande de Filipinas, ABS-CBN, para fundar después su propio medio de comunicación llamado Rappler. Fue personaje del año 2018 en la Revista Time y el mundo entero conoce la batalla que libra en contra del presidente Rodrigo Duterte, pero es una periodista que no se victimiza.

Fotos. Juan Manuel Vásquez
www.jmvasquez.com

 

 

 

Read 83 times Last modified on Martes, 01 Octubre 2019 20:42

2 comments

  • Comment Link EMMA NIGRINIS Miércoles, 02 Octubre 2019 15:12 posted by EMMA NIGRINIS

    Terrible lo que pasa en Colombia como escribió Natalia Gnecco en su blog el odio político nos está matando, la fuga de Aida Merlano es gravísima, igual de grave que la de Santrich, un delito es un delito, este no es más o menos grave si lo cometen los de derecha o los de izquierda, quien dijo que es menos delito los que se cometen contra el sufragio a los que se atentan contra la vida o bienes de los colombianos? , no señores, los delitos son delitos y los delincuentes son delincuentes, no hay que excusar la fuga desde ninguna orientación del pensamiento político. Ni la derecha debe excusar la conducta cometida por Aida Merlano por la corrupción para elegirse senadora con su séquito de colaboradores o cómplices, ni la izquierda cohonestar con lo de Santrich con la argumentación de que era un perseguido político y un atentado contra la paz. Por favor, que nos pasa?, acaso la vertiente del pensamiento político que profesamos nos debe obnuvilar el pensamiento, la razón, la conducta y hasta la moral?. No me parece.

  • Comment Link Antonella Martes, 01 Octubre 2019 23:00 posted by Antonella

    El odio envenena el alma, intoxica el ambiente...

    Lastimosamente, nuestra región está muy contaminada ? contra políticos, periodistas, entre ciudadanos mismos... ?

Leave a comment