Lunes, 30 Enero 2017 22:16

Tres emprendedores Colombianos en NYC

Written by

@NataliaGnecco

“Todos tus sueños pueden hacerse realidad si tienes el coraje de perseguirlos”. Walt Disney

Ser emprendedor no se limita a iniciar un negocio, es tener poder de decisión, enfrentar obstáculos, persistir a pesar de los fracasos y seguir con paso firme hacia el futuro. Tres jóvenes colombianos poseedores de un espíritu visionario decidieron seguir cada uno su camino y ahora se unen para compartir sus experiencias en mi blog. María Paulina Rodríguez, Carlos Andrés Saravia García y Adam Ron han logrado brillar con luz propia en la Gran Manzana, ¿cuál es su historia?

El primero en tomar la palabra es Adam, arquitecto, quien llegó en 2009 a Nueva York para trabajar con una firma especializada en remodelación y construcción de proyectos residenciales, justo cuando iniciaba su carrera profesional en Colombia. Con orgullo complementa: “alcancé a trabajar en algunos proyectos residenciales, comerciales e institucionales con otras firmas, e incluso independiente”.


A comienzos de 2011 se asoció con un amigo uruguayo y otro venezolano  para crear el proyecto de BOMBA PARTY, que nació como un espacio para que todos los jóvenes tuvieran un evento en el que se pudieran recrear fiestas, conciertos, etc, de cada uno de sus países. Con entusiasmo Adam explica: “la idea era crear un ambiente en donde se pudiera oír nuestra música, tomar los mismos cocteles, celebrar con los amigos y conocer nuevas personas”.

Sin haber abandonado nunca su profesión, este arquitecto criado en Cali reconoce que su marca se ha posicionado con los años y no solo ofrecen fiestas, sino la organización de happy hours en rooftops en el verano, conciertos con grupos como Bonka, Van Van (nominado a los Premios Grammy Latino, en la categoría Salsa tropical por su homenaje a Juan Formell), Jorge Villamizar (ex Bacilos), entre otros. Emocionado anuncia: “el año pasado expandimos el proyecto a Washington DC y pensamos seguir llegando a más ciudades”.


Por su parte, María Paulina cuenta que siempre consideró a Estados Unidos como un país con grandes oportunidades y mientras realizaba sus estudios en Nueva York, trabajó como mesera para sostenerse, allí descubrió su gusto por la gastronomía peruana. Es así como esta manizaleña decidió seguir su instinto culinario y lanzarse a la aventura con su restaurante WARIQUE, sonriendo agrega: “gracias a los comentarios y fotos de nuestros clientes fuimos reconocidos por el chef Gastón Acurio, y aprobados en la visita de los críticos de comida de The New York Times y la Guía Michelin, entre otros”.


Carlos Andrés no puede hablar de sus inicios sin mencionar a su abuelo Gil García, quien fue su principal mentor y se distinguió por posicionar exitosamente marcas como la Goodgear, en Santa Marta, su tierra natal. Con nostalgia dice: “no pude continuar ingeniería de sonido en Bogotá por tener algunas limitaciones visuales, luego intenté administración de empresas, pero de nuevo esta condición entorpeció mi aspiración. Entonces abandoné los estudios para desarrollar negocios como independiente, a los 19 años ya tenía cinco puntos de venta de granizados, cafés y repostería”.

Teniendo en cuenta su corta edad e inexperiencia para el manejo de sus negocios, el samario tuvo que afrontar adversidades como incendios, robos y la absorción de un supermercado de cadena a otro local, en donde tenía uno de sus puntos de venta, situaciones que incidieron en el cierre de sus negocios. Corría el año de 2005, el cual coincidió con la muerte de su abuelo y su decisión de empacar maletas para irse a Estados Unidos.


Al llegar a Nueva York buscó la manera de quedarse legalmente para poder trabajar y pagar las deudas contraídas por sus primeros negocios emprendidos. Permaneció durante ocho años camellando lejos de la familia y amigos, en jornadas que excedían las doce horas diarias, siete días a la semana, todo para cumplirle a sus acreedores y poder arrancar de ceros con un nuevo negocio de accesorios y bisutería llamado Accessorium.


Sin embargo, su gran oportunidad llegaría al descubrir la necesidad de hacer envíos desde la Gran Manzana a varias ciudades de Colombia, pues este servicio no lo ofrecían las compañías de transporte y así nació NYC SHOPPERS, la cual cuenta con servicios de casilleros gratuitos y de compras personalizadas de todo tipo (Personal Shoppers)


¡Persistir, insistir y nunca desistir!
Pero si Carlos Andrés tuvo que caminar en la cuerda floja, sin perder el equilibrio, ni la concentración, María Paulina no se quedó atrás, pues también tuvo que sortear contratiempos, sobresaltos por la estrechez económica y dar la talla con los requisitos exigidos por la ciudad de Nueva York, pero su persistencia la llevó a salir adelante con el restaurante. Por eso reconoce que lo primero que debió hacer fue creer en sí misma para convertir su sueño realidad, con humildad revela: “en nuestro caso WARIQUE ha ido progresando con nuestra fe, responsabilidad, tenacidad y calidad bajo los parámetros del mejoramiento continuo.

María Paulina con satisfacción dice que han sido invitados en diferentes oportunidades por la Comisión Peruana ante las Naciones Unidas para promocionar y degustar la gastronomía Peruviana en este organismo, como también por la Comisión de Promoción del Perú para Exportación y Turismo Pro Peru y The Andean Association, entre otros”.

Adam escucha con atención a su paisana colombiana, pero es enfático en afirmar que el ritmo newyorkino es bravo, por eso todas las decisiones se deben tomar con menos tiempo, lo cual puede ser muy difícil cuando se trata de emprender negocios en NYC.. Sin embargo, el vertiginoso ritmo de la ciudad no es problema para Carlos Andrés, para él lo más berrraco es encontrarse lejos de su familia y amigos, con pesar explica: “haber pasado mucho tiempo por fuera de mi ciudad natal, me ha impedido disfrutar de ocasiones especiales como bautizos, matrimonios, navidades e incluso compartir mi duelo por el fallecimiento de mi abuelo paterno. Estar solo es una situación dura, pero la he sabido sobrellevar”.


Preparados para innovar

Si en algo coinciden los tres emprendedores colombianos es en el potencial que tienen el internet y las redes sociales para sus respectivos negocios, Maria Paula confiesa que han sido claves para promocionar WARIQUE; Adam les atribuye el crecimiento orgánico de BOMBA PARTY gracias a su acertada estrategia digital para entablar una relación con los clientes y Carlos se apoya mucho en su web y su grupo de Facebook para llegar a nuevos compradores de NYC SHOPPERS.


Hablar de innovación con estos profesionales millennials es muy interesante, pues siempre están pensando en nuevas estrategias de marketing, en planes de acción, en cómo posicionar más su marca, sin dejar a un lado su espíritu emprendedor por eso Adam no oculta su admiración por Howard Schultz, por haber posicionado la cultura del café en la mayoría de las ciudades del mundo con Starbucks y agrega: “ siempre he admirado la visión que tiene para los negocios, su forma de pensar en empresa de forma integral, su capacidad de expandir la compañía sin sacrificar la calidad del producto y ante todo sus proyectos de responsabilidad social, los cuales se pueden aplicar en cualquier empresa”.


Carlos Andrés se inclina por Richard Branson, a quien admira por su profesionalismo, entrega y preocupación por el bienestar de sus colaboradores, por eso añade: “ Branson es apasionado por mejorar y darle valor agregado a todos y cada uno de los servicios que presta en las compañías que el mismo constituye. También admiro el gusto exclusivo, elegante y sofisticado de Steve Jobs, la calidad y la marcada tendencia en la innovación imprimada en su producto”.

María Paulina le hace el dos a Carlos y se queda con Steve Jobs por una simple razón: “Jobs inició su negocio con pocos recursos y siempre estuvo convencido de sus conocimientos, de sus metas y la persistencia fue su gran aliada”.

Para finalizar no puedo evitar preguntarles por sus expectativas en la era Trump a lo que Carlos Andrés se apresura a contestar: “las propuestas del Presidente son muy favorables para la economía y su desarrollo en general, obviamente se respira un ambiente de preocupación por la estabilidad del dólar y su postura frente a diferentes situaciones con los inmigrantes”.

María Paulina va un poco más allá y dice que siente un poco de incertidumbre, por lo su posición con relación a los inmigrantes, pero es optimista: “estoy convencida que con nuestra calidad de trabajo y servicio seguiremos dejando en alto el esfuerzo realizado por la comunidad latinoamericana en Estados Unidos”.

Adam cierra el ciclo de preguntas con su última opinión: “Estados Unidos es uno de los países con más estabilidad política y eso lleva a un desarrollo sostenido económico. Pensar que una sola persona va a cambiar tanto un país me parece complicado, espero que las medidas económicas que se consideren a futuro favorezcan aún más la creación de nuevas empresas, pues es la esencia de un país que siempre ha recibido inmigrantes como nosotros y premia el trabajo duro”.

Con el paisaje de Long Island a sus espaladas María Paulina, Carlos Andrés y Adam se despiden. Atrás se asoman los rascacielos que son testigo de la transformación industrial, comercial que ha tenido esta zona, en cuna de magnificas galerías e instituciones de arte, donde artistas, como ellos, nunca dejan de soñar.


Fotos: Dany Lozano- Archivos María Paulina Rodríguez, Carlos Andrés Saravia, Adam Ron

Read 367 times Last modified on Miércoles, 01 Febrero 2017 17:16

Leave a comment